El arte de encastar (parte #3)

En los dos artículos anteriores hablábamos sobre cómo algunos criadores han desarrollado líneas de sangre muy definidas, tanto en su fenotipo como en la prepotencia genética con que transmiten sus características a las generaciones subsiguientes… también decíamos que la motivación de estos criadores no era producir “campeones”, sino reproducir consistentemente en sus criaderos esas cualidades que ellos consideran importantes para la raza…

Cuando hablamos de la raza de caballos de Paso Fino, lo primero que nos viene a la mente es el caballo Dulce Dulce SueñoSueño… hoy lo conocemos como el “padre de la raza”, no porque sea el origen de la misma, sino porque a partir de él, las demás familias o líneas de sangre que existían, se diluyeron en una sola gran familia de la cual él es el tronco…

¿Saben que me llama la atención sobre Dulce Sueño?… que a pesar de su prepotencia genética – no hay duda que produjo animales superiorísimos con todas las yeguas que le pusieron – sus hijos no constituyen una línea de sangre uniforme… sino que ellos, a su vez, fundaron “familias” muy definidas y dominantes…

No hay duda que entre los hijos de Dulce Sueño, las tres familias dominantes son Guamaní, Batalla y Nochebuena… Guamaní traía la sangre del Patiblanco por la Cordoncillo Alazana… Batalla, por Felipa traía la de Regalo y por Vicenta (su abuela) la de los Manchados… y NochebuenaGuamaní representaba el cruce de Dulce Sueño con la línea ya sólida de su hijo Batalla, pues Estrella era un inbreeding de Batalla con una de sus hijas… lo interesante es cómo, a pesar de los tres ser hijos de Dulce Sueño, cada uno reprodujo características muy distintas en sus descendencias, al punto de solidificarse en familias fuertes y definidas, pero distintas unas de otras…

Nuevamente vemos aquí la importancia de las yeguas… la Cordoncillo Alazana, Felipa y Estrella eran yeguas superiores y al cruzarlas con un caballo prepotente como Dulce Sueño produjeron no sólo hijos sobresalientes, sino más importante aún,Batalla padrotes sobresalientes…

Esto me lleva a la pregunta obligada, ¿cómo pongo esto en práctica, cómo lo aplico a mi forma de encastar?… la respuesta, aunque sencilla, tiene dos partes… la primera y la más obvia es partir de yeguas superiores: a la hora de seleccionar mis yeguas de recría, debo escoger las mejores yeguas que mis circunstancias me lo permitan… buenas en sus cualidades particulares, pero más importante aún, de líneas de sangre sólidas yNochebuena prepotentes… dicho de otra manera, que además de ser “buenas”, vengan de una línea de buenas yeguas reproductoras…

La segunda parte de la respuesta tiene que ver con la selección de los posibles padrotes para servir estas yeguas… esto es importante especialmente cuando consideramos potros jóvenes o caballos que están comenzando su carrera como reproductores… el “secreto” está en seleccionar aquellos que tengan las “mejores madres”… pero ojo, “mejores madres” no son las que tienen un mejor record en la pista, sino aquellas que viene de familias prepotentes… aquellas cuyas madres, abuelas, hermanas, etc, han producido consistentemente ejemplares superiores…

No comments yet.

Leave a Reply

*
To prove you're a person (not a spam script), type the security word shown in the picture. Click on the picture to hear an audio file of the word.
Anti-spam image