Entrevistas | El Caballo de Paso Fino

Nota: Esta serie de entrevistas son parte de un trabajo de historia oral que un grupo de jóvenes universitarios presentó en la clase de Historia de Puerto Rico, UPR Utuado… La Dra. Sandra A. Enríquez Seiders nos ha permitido su reproducción en el blog… Aunque estos jóvenes no son expertos en el tema, la riqueza de las anécdotas e historias que recogen sus entrevistas son un gran tesoro para nuestra raza…

 

El Caballo de Paso Fino
Entrevista al Sr. Radamés Feliciano
Por: Paul Salas Aponte

Remontándonos al origen del caballo de paso fino, el primer ganado vacuno y caballar lo importó a Puerto Rico desde la Española Juan Ponce de León en 1509. Éstos caballos habían venido de Andalucía y eran descendientes del berberisco. En 1510 Ponce de León trajo yeguas desde Sevilla y Cristóbal Sotomayor trajo más yeguas y caballos. Esto ocurre en el alzamiento de los indios impulsados por los efectos de la conquista en 1511. Para el 1515 Puerto Rico exportaba caballos para ser utilizados por Pizarro y sus hombres en la conquista del Perú. Inicialmente se usó el caballo para carga, transporte y no fue hasta el siglo 18 que se utilizó en fiestas patronales. En el siglo 19 se hacían competencias a caballo como premios para las bellas formas, carreras de escape, andadura, sobre trote y paso fino.

Durante el cambio de soberanía 1898 cuando Puerto Rico fue cedido a Estados Unidos como botín de guerra por los españoles, el caballo desempeñaba un papel importante en la economía del país, transportación de pasajeros, labores de la finca, la ciudad y su crianza se convirtió en una labor lucrativa. De las primeras estirpes y familias surgieron 12 o más caballos de paso fino, seleccionados por su andar cómodo, con elasticidad y suavidad de movimientos. Don Genaro Cautiño se dedicó a mejorar la raza de paso fino, allí nació el caballo Dulces Sueño, padre de la raza actual de paso fino, es el más hermoso caballo que ha dado Puerto Rico padre y arquitecto de la raza. El verdadero Caballo de Paso Fino es como Dulce Sueño, rítmico sedante y con cadencia ininterrumpida por eso se le llama el más fino del mundo.

En el año 1953 nace en el pueblo de Isabela el Sr. Radames Feliciano criador y montador de caballos. Residente actual en el pueblo de Isabela y dueño de la Hacienda el Criadero la Altura. Comenzó montando en caballos de paseo. A la edad de los 14 años estaba en competencias de caballos y hace 42 años se dedica a la crianza y domar caballos de paso fino. El Sr. Radames contó que se inició en este deporte gracias a su padre, el Sr. Feliciano, el cual se dedicaba a crianza de caballos de paso fino. Señaló que en el 1954 se fundó la Asociación de Caballos de Silla de Puerto Rico, cuyo propósito fue unir esfuerzos para lograr el reconocimiento de la raza y organizar este deporte. Se logró salvar el Registro Genealógico de los caballos y con ello la raza de paso fino. A partir de la pionera, la Federación del deporte, surgieron diferentes organizaciones: la Asociación y los Puros.

En Puerto Rico el Deporte de Paso Fino comenzó en el siglo 19. Para el 1978 comenzaron los cruces con otros caballos como parte de expansiones comerciales y trueques. La raza de Caballos de Paso Fino de Puerto Rico posee unas características genotípicas y fenotípicas únicas que la distinguen de las demás razas caballares de América. La característica más importante de la raza de Caballos de Paso Fino Puro de Puerto Rico es su forma particular de andar. Algunas de las palabras al describir el Paso Fino son: cadencia, ritmo, isocronismo, suavidad, naturalidad, sostenimiento, colección, rapidez, brío y finura. El movimiento básico de un ejemplar de Paso Fino se divide de cuatro tiempos iguales: pata izquierda, mano izquierda, pata derecha y mano derecha. Cada uno de estos movimientos transcurre en un espacio de tiempo igual a esa cadencia de movimientos igualmente espaciados se le llama isocronismo. El Señor Feliciano dice que como en todo deporte siempre existen diferencias entre unos, otros y a su entender la problemática que existe es la falta de unión.

Radames señala que tiene que haber unión entre los líderes para que todo marche bien. En las competencias no hay un reglamento que diga que el caballo debe ir a cierto paso. Sin embargo surge el conflicto debido a que algunos tienen un paso bien delicado, otros lo dan más rápido y sin embargo ambos dan los cuatro tiempos que es lo que los distingue de las demás razas. De acuerdo con mi entrevistado, esta problemática va a continuar porque esto es cuestión de gusto; a un jurado le puede gustar el paso delicado, suave y a otro el paso más rápido y vienen entonces las diferencias.

Para el año 1996 el Sr. Radames participó en una competencia en Miami de ruedo donde fue ganador en dicha competencia. En el transcurso de su vida ha ido a muchas competencias. La más reciente fue el 13 de septiembre de 2009 en Jayuya donde ganó el campeonato de Yeguas Puras y su hijo Carlos Feliciano se llevó el premio Reservado de Potros. Actualmente se encuentra activo en el deporte y sigue domando caballos a diferentes clientes.

No comments yet.

Leave a Reply

*
To prove you're a person (not a spam script), type the security word shown in the picture. Click on the picture to hear an audio file of the word.
Anti-spam image