El duelo del milenio: Sol Naciente vs Palmarito

El DUELO DEL MILENIO… el Gran Campeonato de Caballos en la Copa Minín Kuilan… Sol Naciente vs. Palmarito…!!!

Señores, qué espectáculo…!!! Sol Naciente y Palmarito son dos caballos EXTRAORDINARIOS… distintos en sus andares… pero los dos son finos… cortos… rápidos… y con un arreglo magistral ambos… Esta vez los jueces escogieron a Sol Naciente, pero cualquiera de los dos puede ganar en cualquier momento…

Esto es lo que nos hacía falta en el Purismo… dos caballos que despertaran la pasión y movieran a los fanáticos como estos dos CAMPEONES hicieron en Dorado… enhorabuena a los dos, a sus dueños y a sus entrenadores… pero sobre todo, enhorabuena al Purismo…!!!

Video cortesía del Criadero Cundeamores…

Comments { 0 }

Resumen de la Feria Dulce Sueño 2015

La Ventana al Paso Fino ha hecho un excelente programa donde presentan el trasfondo histórico de la Feria Dulce Sueño… un poco de la trayectoria de Carmen Barreras, a quien se le dedicaba la Feria… y un resumen de la competencia de este año…

Cuenta con la participación de Luis Oliveras, que va salpicando de comentarios y anécdotas todo el programa… la verdad es que no tiene desperdicio…!!!

Separen un buen rato, siéntense cómodos y dispónganse a disfrutar de la Feria Dulce Sueño 2015…

Comments { 0 }

Carmen, el Brujo y la Promesa

No hay duda que hay personas que influyen en el desarrollo de la raza más que otros. Criadores con visión de futuro que legan a las generaciones venideras la herencia de caballos sobresalientes y ejemplares que servirán de modelo para los que vengan detrás. Les digo esto porque la edición de la Feria Dulce Sueño de este año se le dedicó a uno de estos pilares de nuestra raza: Doña Carmen Barreras… Aquí les comparto la hermosa semblanza que se escribió sobre ella.

Carmen, el Brujo y la Promesa

Carmen Iris Barreras Santiago nació en Caguas un 19 de mayo. Hija única. Su padre, Manuel Barreras Peña, fue farmacéutico; mientras que su madre, Angélica Santiago Laureano, se dedicaba a los quehaceres de su hogar.

A Carmen la pasión por los caballo le viene desde muy pequeña. Cuentan que a su padre no le gustaba llevarla a montar porque le daban unas rabietas que no había quien la bajara.

Estudio trabajo social, con un grado de maestría de la Universidad de Wisconsin, y actualmente se encuentra en camino a terminar un doctorado en trabajo social clínico.

Una vez termina sus estudios, Carmen se establece en los Estados Unidos. Cuando comienza a trabajar logra hacer realidad su sueño y compra su primera yegua, la que llamó Lady. Poco tiempo después adquiere dos caballos de competencia de la raza American Saddlebred, los cuales compitió con mucho éxito.

Promesa de CupidoRegresa a Puerto Rico en el año 1972 e incursiona por primera vez en la crianza de caballos de Paso Fino. Cuatro años más tarde, en 1976, Carmen adquiere los que serán sus dos grandes amores: Brujo de Kofresí y Promesa de Cupido. El Brujo se lo compró a Nonón Figueroa cuando tenía un año; y Promesa apenas llegaba a los dos años cuando se la compró al Dr. Carrasquillo. Los caballistas experimentados saben lo difícil que es poder seleccionar un “campeón” a tan temprana edad, y Carmen no escogió uno sino dos de los ejemplares más importantes de nuestra raza.

Promesa de Cupido alcanza los títulos de Campeona Potranca y Gran Campeona Yegua en la Federación del Deporte de Caballos de Paso Fino de PR; y será recordada como una de las yeguas más finas que ha tenido nuestra raza. Es importante mencionar que esta extraordinaria yegua se mantuvo invicta durante su trayectoria en las pistas de competencias.

En el 1980, Carmen se muda a Isabela y lleva sus caballos a las cuadras de José Hernández. Para ese tiempo ya había nacido la yegua Hechizo, hija de Brujo y Promesa, y uno de los pilares en la crianza de Carmen. A partir de esta fecha, el Brujo se consolidará como uno de los mejores padrotes de su tiempo y Gran Jefe de Raza produciendo ejemplares de la talla de Coralito, Digital, Aristocracia, Sombra del Brujo, Basallo, El Brujito, Amorosa del Brujo, Orgullo del Brujo, Carrilera y otros.

Para el 1983, Carmen decide mudarse nuevamente a los Estados Unidos y lleva con ella todos sus ejemplares, estableciéndose en Carolina del Sur. En ese tiempo compite a Promesa y Brujo en la PFOBA (hoy PFHA), quedando ambos como campeones internacionales. Estando en los Estados Unidos, Carmen casta el que vendrá a ser su otro gran amor: Indiscreción de Promesa. Un ejemplar mediasangre hijo de Promesa de Cupido en el famosísimo semental de Paso Fino Colombiano, Resorte IV. Este cruce dejó demostrada la prepotencia genética de Promesa y de la línea de Carmen, pues dominó en Indiscreción de tal forma que apenas se distinguen las características de su padre.

Brujo de KofresíPor pedido de un gran amigo, en 1989 Carmen decide traer al Brujo de regreso a Puerto Rico para servir de padrote en la finca de Minín Kuilan en Dorado. En ese año el Brujo de Kofresí sirvió 86 yeguas, fijando sus características de naturalidad, elasticidad en el tren posterior, alzada, brío y belleza.

En la actualidad, Carmen tiene cerca de 12 ejemplares todos descendientes de sus tres grandes amores: Brujo de Kofresí, Promesa de Cupido e Indiscreción de Promesa. Entre ellos se encuentra Manuela, doble Brujo de Kofresí y nieta de la gran Promesa de Cupido, pero sobre todo, digna representante de la línea que Carmen desarrolló y ha custodiado por más de 40 años.

Carmen no sólo se ha destacado en los caballos, sino que también incursionó en la crianza de perros de raza. Primero con perros de la raza Doberman Pinscher, donde recordamos a su amado “David”, tan inteligente que lo único que le faltaba era hablar. Actualmente tiene una crianza de Fila Brasileiro. Sus preferidos son Coco, Pechi, Hoya y Rex.

Aquellos que han tenido la oportunidad de conocer de cerca a esta gran mujer puertorriqueña pueden dar fe de su entereza y sensibilidad humana, de su fortaleza y valentía para enfrentar cada reto que la vida le ha presentado. Siempre acompañada de su inseparable Toñita, quien le ayuda desde el 1976. Mujer de basta cultura y mirada profunda. Amiga fiel y honesta, que en más de una ocasión pecó de decir la verdad sin tapujos. Amante de la música y de la poesía; y estudiosa de las culturas indígenas americanas. Pero sobre todo, defensora incansable de la raza de Paso Fino Puro Puertorriqueño.

~*~ ¡Qué viva el Paso Fino! ~*~

Comments { 0 }

El legado de Galana

Rafa de Ángel me pidió que le escribiera una reseña de Galana para leerlo durante el “Desafío de Galana”, un reto que la Insular lanza a los caballos y yeguas que han cualificado durante el año. Aquí se los comparto para quienes no pudieron estar en las Insulares. Aprovecho para agradecer a Pepe Llenín por las anécdotas que me compartió de sus conversaciones con Baby Beltrán, a David Lang por información de fechas y características de Galana, y a Arsdelicata por la información de los pedigrees.

Nuestra raza está formada sobre la herencia de un grupo de animales sobresalientes: caballos y yeguas que dejaron una marca en la historia del Paso Fino, y cuya descendencia sigue despertando pasiones entre los dueños, criadores y aficionados.

Entre este selecto grupo, una yegua se destaca sobre el resto por sus cualidades y por su potencia genética. Y si consideramos a Dulce Sueño como el “Padre de la Raza”, a esta yegua le deberíamos dar el título de la “Madre del Paso Fino Moderno”. Me refiero a la gran yegua Galana.

Galana nació en el año 1951. Fue encastada por el reconocido criador José B. Ramírez Acosta en su finca “La Australia”, ubicada en el Valle de Lajas. Era hija del caballo Florido, que a su vez era hijo de Dije en la India por Dulce Sueño. Su madre fue la yegua Marina, hija de Batalla en Salinas por Faraón. Fue inscrita en la Federación con el número de Registro 1133.

Cuenta Baby Beltrán que a mediados de los 50, Don José Ramírez Acosta había decidido vender algunos animales y él fue a visitarle a su finca de Lajas en busca de la potranca Galana. Le acompañaba el maestro de la brida Don Toño Kuilan. Al llegar, ya Ramírez Acosta había vendido la potranca a un criador de Carolina de apellido Angulo. Al no encontrarla, por recomendación de Don Toño, Beltrán compró dos hijas del caballo Batalla: Marina, la madre de Galana, y La Bruja, quien luego fuera la madre de Kofresí. Poco tiempo más tarde, Beltrán le hace un acercamiento a Angulo y consigue comprarle a Galana por $800 dólares. Como dato comparativo, Marina y La Bruja le habían costado $600 dólares cada una, que en ese tiempo era una suma considerable.

Galana fue a vivir junto a Marina, La Bruja y Arco Iris a la finca de Don Toño en Dorado. Allí nacieron tres de los caballos más importantes que ha tenido nuestra raza: Kofresí, Don Toquí y Carabalí, junto con una batería de potros y potrancas que serían la envidia de cualquier criador. Como dato histórico, Beltrán muchas veces compartió su éxito como criador con Don Toño, quien le asesoraba en los cruces que hacía.

Galana era una yegua alazana de color cerrado, de buen tamaño y bonita conformación. Nunca se domó formalmente para competencia –en ese tiempo las yeguas se destinaban mayormente para la recría–, pero se distinguía por su gran brío, finura y rapidez. Dice Beltrán que en esa época, donde los hombres paseaban solamente en caballos, de vez en cuando Don Toño se escapaba a visitar “las novias” en Galana. ¡Así eran de impresionante su andar y su elegancia!

Además de José B. Ramírez Acosta y Wilfredo “Baby” Beltrán, Galana también perteneció a Genarín Cautiño y Nonón Figueroa. Una muestra de que los grandes criadores llegan a serlo porque reconocen el inmenso valor de las yeguas, en especial yeguas extraordinarias, de cualidades superiores y probado fondo de raza, como Galana.

Galana se cruzó con los mejores padrotes de su tiempo, hagamos memoria de esos cruces para poder entender el enorme legado genético que esta yegua ha aportado a nuestra raza.

Con Kahifás produjo a

  • Galanilla (1954), madre de Dominguito (Domingo) y abuela de Caribe de Domingo.

Con Arco Iris produjo tres yeguas extraordinarias,

  • Cosita Linda (1957), madre de Cocoroco y Retadora;
  • Vicky (1959), madre de Ulesati, Conquistador, Bombón, Ídolo, Tauris de Tanamá, Hunaya, Flamenco de Kofresí y Decalaf di Amoreto;
  • Perla Fina (1961), madre de Coqueta de Tanamá.

Con Candelaria produjo a

  • Cleo (1960), madre de Picaflor, Pentagrama, Kofresita y Jacaguas.

Con Furia a

  • Deseada (1970).

Con Bombón produjo a

  • Galano (1971), padre de Galeno, La Avispa y La Guarabeña.

Su cruce con Kofresí fue un cruce legendario que produjo algunas de las grandes leyendas de nuestra raza,

  • Galanita (1962), madre de Cialito, Abolengo, Kofrega y Galanita II;
  • Siboney el Brujo (1966), posiblemente el caballo más fino que ha tenido nuestra raza, y padre de Botafogo, Adaesed, María de los Ángeles, Embrujo y Abeyno;
  • Cucululú (1967), madre de Cucululu II, Kofresí II (Petrocheli), Toro Negro Jr, Furia de Cucululú y Voltio Jr;
  • Glorivee (1969), madre de Pesadilla y Piel Canela;
  • Sangie (1972), madre de Bolivar II;
  • Condesa (1973), madre de Primavera y Pesadilla de Desvelo.

Entre sus bisnietos se encuentran algunos de los ejemplares más reconocidos de nuestro tiempo… mencionamos solamente algunos porque la lista es inmensa,

  • Labriego;
  • Caribe de Domingo;
  • El Duende;
  • Campanero;
  • Tentadora;
  • Música;
  • Freko;
  • Flor Vanessa;
  • Carnaval de Kofresí;
  • Rítmico;
  • Querube;
  • Carátula;
  • Retorno de Cialito;
  • Sonoro de Cialito;
  • Serpentina (madre de Wendolyn, y abuela de Caribe de Domingo y Cuentas Claras);
  • Miguela de Cialito (madre de Lord de Soberano);
  • Belinda (madre de Réplica de Majestuoso);
  • Carfrega (madre de Controversia de Labriego);
  • Finesse (padre de Linaje d’la Excelencia);
  • Orquídea (madre de Barba Roja);
  • Equus;
  • Filigrana de Labriego;
  • Fantasía de Labriego;
  • Don Antonio;
  • Don Perignon;
  • Kolibrí;
  • y El Jerry.

Galana es uno de los pilares de nuestra raza… y más de 60 años después, su legado sigue vivo en nuestros ejemplares.

¡¡¡Qué viva Galana… y qué viva el Paso Fino!!!

Comments { 0 }