Un pedacito de historia

El Paso Fino está lleno de momentos memorables… momentos donde vemos que nuestra raza está enraizada muy dentro de nuestra cultura y nuestra identidad de pueblo… momentos que los más jóvenes deben conocer para que aprendan la historia y puedan valorar lo que con tanto esfuerzo se ha preservado para ellos…

Hoy les traigo un vídeo que “andadura” (Joan Manuel Pérez) compartió con nosotros en PasoFinoForum… espero que este pedacito de historia les traiga buenos recuerdos a unos y les sirva de inspiración a otros… ¡qué lo disfruten!



Comments { 0 }

Padrotes que considerar a la hora de encastar

Si no fijamos en los ejemplares que se presentan en nuestras competencias observamos que Labriego es la lí­nea dominante en este momento… seguida por Lord de Soberano… y algunos padrotes jóvenes que ya empiezan a despuntar (por orden alfabético),

Pero el Paso Fino Puro Puertorriqueño es una raza muy “cerrada” genéticamente… por eso es importante que tratemos de preservar algunas de la líneas que aún tenemos disponibles…

A continuación les presento -en estricto orden alfabético- una lista de algunos padrotes que deberíamos considerar a la hora de encastar… Alguno de ellos son caballos “maduros” que, por falta de promoción, hemos olvidado… otros son caballos que se han utilizado muy poco… pero todos tienen excelentes líneas de sangre que deberíamos tratar de preservar para las generaciones futuras… ¡Quién sabe… tal vez uno de ellos sea el padre de tu futuro campeón/ona!!!!!!

Esta lista no pretende ser “completa”, sino recoger algunos de los padrotes que recuerdo y sé que están disponibles… así que les invito a dejar sus comentarios con los nombres de otros caballos que podemos añadir a la lista…

Los enlaces que aparecen en algunos de los padrotes llevan a las genealogías extendidas que Jo-Ann tiene en Arsdelicata

~*~*~*~*~

Al revisar este artículo en julio de 2012, veo que muchos de estos caballos han muerto… lamentablemente, dejando muy poca o ninguna descendencia… Además, Jo-Ann ha puesto en-línea un recurso mucho más completo para buscar las genealogías de nuestros caballos: PedSearch… donde puedes revisar los pedigrees de la mayoría de los caballos de Paso Fino Puros registrados…

Comments { 39 }

La velocidad excesiva dentro del Paso Colombiano

Desde hace algunos años vengo señalando el problema que existe en los Caballos de Paso Colombiano por culpa de la Trocha… la búsqueda de ejemplares exageradamente rápidos, aún a costa del ritmo y la suavidad característicos del Paso Fino… lo cuestioné cuando tenía Caballos de Paso Colombiano… y más recientemente, ya de vuelta al Purismo, en el tema de ¡SON DOS RAZAS! que discutimos en PasoFinoForum… así como en algunos de los temas en este blog

Hay dos cosas que llaman mi atención sobre esta tendencia… Primero, en Colombia, los criadores están mucho más conscientes del problema y buscan animales más definidos a la hora de encastar… para ellos una cosa es la Trocha dentro del Paso Castellano, y otra es la Trocha moderna producto de Don Danilo y sus hijos… Sin embargo, en el mercado americano e internacional no es así­… no sé si por desconocimiento o a conciencia de lo que están haciendo, pero al momento de encastar existe una tendencia marcada a preferir ejemplares que muestran una predisposición a la Trocha, en lugar de ejemplares más naturales y definidos…

Por otra parte, encontramos un mercado inexperto al que se le ha llevado a aceptar una supuesta tendencia a la Trocha como algo intrínseco y característico del Paso Fino: “los caballos de Paso Fino descansan en la Trocha”… y por ende, no advierten el problema que tienen en sus manos…

El agente catalizador en toda esta situación es la búsqueda de una velocidad excesiva -mientras más rápido, mejor- algo que en sí mismo no es malo… pero que al poner esta consideración sobre las características fundamentales del Paso Fino, entonces se atenta contra la raza y lo que la hace única…

Como Purista, esto no me afecta directamente y aunque en nuestros caballos no existe la modalidad de Trocha o la tendencia a ella, sí me preocupa que esta tendencia se refleje en el Paso Fino Puro Puertorriqueño y se comience a valorar la velocidad sobre otras cualidades más importantes…

Quiero compartir con ustedes algo que leí en el foro de PasoPedigreeTV sobre este tema y que me llamó muchísimo la atención… no por lo nuevo, porque dice lo mismo que venimos señalando hace años… sino porque en esta ocasión lo dice un criador de Caballos Colombianos: tanto de Finos, como de Trocha Pura y Trotones Galoperos… Además, las personas que han comentado hasta el momento que escribo este artículo, están de acuerdo con sus planteamientos… El tópico se llama TODO EXTREMO ES VICIOSO – YA ESTA PROBADO, así que les invito a visitarlo y leer lo que otros caballistas han comentado…

En Colombia, casi que acabamos con el trote por buscarle una velocidad y una energía que no le corresponden a ese andar. El galope, como consecuencia sufrió graves deterioros.

Ahora parece que la cosa tiende a mejorar, pues aparentemente ya hay humo blanco en lo que se debe criar con relación a ese andar compuesto: cadencia lenta con buenas patas. El “errorcito de ruta” nos costó unos 30 años de retroceso genético en ese andar.

Pero veo que tal vez en el paso fino estamos metiendo la pata.

Yo me incluyo en la lista de los que se “enferman” por la velocidad y la energía en este andar. Pero ¿y la finura? ¿el taca taca?

Todo esto se me ocurrió en la feria de ayer, pues estaba con un amigo y me dijo: “¡apostémosle a tal que es el más rápido, enérgico y bien movido!” Yo le dije: “no me atrevo porque no lo estoy oyendo”. El contestó “¿qué importa?”

¡Por Dios!!! Si es que lo primero que requiere un caballo paso fino es sonar como paso fino. Si no suena así va para afuera de la pista…

Como paradigma la velocidad en la trocha también es súper importante. Pregunto yo ¿quién le quiere coger a un caballo trochador bien rápido y enérgico que se afina? Este es un paso donde las ideas están mucho más claras y los conceptos algo más unificados.

¿Por qué en el paso fino a mucha gente no le importa que los caballos no suenen fino, con tal que sean rápidos y enérgicos?? Es más a muchos les encanta y esperan luego que los montadores hagan magia para afinar a aquellos que genéticamente NO SE AFINAN. ¿será que guardadas las proporciones podría llegar a pasarnos lo mismo que en el trote?

Como dicen los cubanos ¿que tú opinas?

Jorge Giraldo
CRIADERO SAN GERMAN

Antes de terminar este artículo quiero señalar que en lo personal me preocupa y me importa lo que sucede en el Paso Fino Colombiano… me preocupa e importa, no sólo por la forma como esto pueda repercutir en el Paso Fino Puro Puertorriqueño… sino por el cariño y la admiración que siento por nuestra raza hermana… y por los años de satisfacción que me dieron mis ejemplares de Paso Fino Colombiano…

Ojalá y la visión del Sr. Giraldo ayude a crear consciencia de este problema y las entidades responsables de preservar e impulsar el Caballo de Paso Colombiano tomen medidas para evitar el deterioro de su raza…

Comments { 3 }

¿Por qué soy Purista?

Por el nombre de este blog –Paso Fino, puro de aquí– resulta obvio que soy “Purista”… pero por algunos emails que he recibido, me doy cuenta de que hay personas que no entienden qué es esto de Paso Fino Puro y lo que significa ser Purista… así que en este artículo vamos a tratar de explicar un poco de la historia del Paso Fino en Puerto Rico y cómo surge el movimiento “Purista”… y lo que esto conlleva y significa…

¿Cómo surge el Purismo?

Podemos decir que el Purismo no se conocía antes de la década de los ’70… o dicho de otra manera, que antes de ese tiempo, todos los amantes del Paso Fino en Puerto Rico eran Puristas… Pero a partir de ese momento, surgió un fenómeno que cambiaría la visión general sobre el caballo de Paso Fino en la isla… y en el mundo entero…

Allá para fines de los 60s o principio de los 70s había un grupo de caballistas en Puerto Rico que tenían la idea de que el Paso Fino, por su alto índice de consanguinidad, estaba aproximándose a una crisis… por lo que se propuso “refrescar la sangre” de nuestro caballo… y para eso se seleccionó el Caballo de Paso Colombiano, que en ese tiempo se pensaba era “igual” a nuestro caballo…

Al decir que se pensaban “iguales” me refiero a que la visión que predominaba en Puerto Rico –así como en EU y República Dominicana– era que el Paso Fino, como raza, tenía dos vertientes: una en Puerto Rico y otra en Colombia… y digo “se pensaban”, porque la historia y la ciencia han demostrado que aunque ambas tienen un origen común y comparten ciertas características similares, claramente son dos razas individuales y diferentes…

Uno de los saldos de esta forma de pensar fue la “internacionalización” del nombre “Paso Fino”… que hasta ese momento sólo identificaba a los caballos de Puerto Rico, mientras que los de Colombia se conocían como Paso Colombiano… a partir de ese momento, el término “Paso Fino” se aplicó de forma genérica a todos los caballos que caminaban en “cuatro tiempos laterales”… más aún, durante esos primeros años, en EU se llegó a aceptar como “Paso Fino” a los Caballos de Paso Peruano, antes de que ellos iniciaran su registro propio y separado…

Volviendo a Puerto Rico… la Asociación Nacional fue la primera entidad en acoger esta iniciativa… y se decidió que aunque los ejemplares importados no podían competir, si podían usarse para la recría… y los productos de estos con nuestros caballos, al igual que los ejemplares 100% Colombianos nacidos en la isla (un ejemplo de esto es Leo) sí podían registrarse y competirse sin ninguna restricción…

Es curioso cómo en un país de una identidad cultural tan fuerte como Puerto Rico, en ocasiones se tienda a aceptar todo lo extranjero como mejor a lo nuestro… Ese fue el caso con los Caballos de Paso Colombiano… y lo que en un inicio pretendía “refrescar la sangre”, en muchos sectores se convirtió en una preferencia marcada y absoluta por todo lo que fuera Colombiano… no sólo los caballos, sino también los aperos, el estilo de doma, el arreglo de las colas… se introdujo el uso de la tabla de resonancia y hasta se trajeron “chalanes” de Colombia… no me malinterpreten, muchas de estas cosas tienen su propósito y utilidad… y no hay nada malo en aprender de la experiencia de otras personas… pero cuestiono que se haya despreciado todo lo que fuera “tradicional” y relativo a nuestra raza, para acoger indistintamente todo lo que fuera “colombiano”…

Bueno… no todos aceptaron el rumbo que llevaba el Paso Fino en Puerto Rico y hubo caballistas que se opusieron a los cambios que se habían iniciado… pero, a pesar de esa oposición, unos años más tarde la Federación y la Insular también aceptaron ejemplares con sangre colombiana en sus registros y competencias…

Al pasar el tiempo, esta oposición fue ganando terreno… presentado sus razones y motivos… y poco a poco, las entidades terminaron por reconocer que el “experimento” del cruce de nuestros caballos con los Caballos de Paso Colombiano había sido un fracaso para nuestra raza… Entonces vino la difícil tarea de dar marcha atrás a lo que se había permitido… especialmente porque había una cantidad considerable de ejemplares, productos de estos cruces, que de la noche a la mañana ya no tenían cabida ni en las entidades, ni en las competencias…

Como resultado de esto nació la Asociación Puertorriqueña de Criadores de Caballos de Paso Fino de América… conocidos como Los Abiertos, pues su lema era “competencias abiertas, único camino”… Los Abiertos ofrecieron un registro y un picadero abierto donde todos los caballos de “Paso Fino” podían competir juntos, independientemente de si su ascendencia era de Puerto Rico o de Colombia… y dada la gran cantidad de caballos media sangre que había en la isla, crecieron rápidamente… pero poco a poco esta entidad fue evolucionando hacia el Caballo de Paso Colombiano, apartándose de lo que era el Paso Fino Puro…

Fue durante este tiempo que se acuñó el término “Purismo” para definir el movimiento que buscaba proponer y promover la noción de que nuestros caballos de Paso Fino y los caballos de Paso Colombiano son dos razas distintas… y se le llamó “Puros” a aquellos ejemplares que no tenían ascendencia de Caballos de Paso Colombiano…

Es lamentable, pero por años algunos supuestos “Puristas” se dedicaron a lanzar lodo contra los “Colombianos”… como si denigrando a estos se hicieran crecer a nuestra raza de Paso Fino… y esto dio pie a una “guerra fría” donde el “caballito de batalla” era que el Paso Fino (PR) era una raza y el Paso Colombiano no… El resultado de esto es que se proyectaron nociones falsas y equivocadas de ambas razas… inclusive, a conciencia de los errores que se propagaban… pero con el tiempo los caballistas de “ambos bandos” han ido educándose y concienciándose sobre las virtudes y defectos de ambas razas… y ahora podemos hablar con claridad y respeto de ambas partes…

Algunas de las consecuencias de esa lucha de años fue la ausencia de ejemplares Puros en las pistas “abiertas” e internacionales… y la auto-renuncia del movimiento Purista a buscar representación a nivel internacional… Pero, aunque honestamente creo que esas fueron decisiones equivocadas, estás se entienden partiendo de la premisa de que son dos razas distintas, entonces, ¿por qué competir juntas o estar agrupadas juntas bajo una misma organización internacional?…

¿Qué es ser Purista?

Una vez que conocemos el origen del Purismo, nos resulta fácil entender que ser Purista no es otra cosa que creer en el Caballo de Paso Fino Puro Puertorriqueño… estar orgulloso de ese patrimonio cultural de nuestros antepasados… y tener conciencia de que nuestra raza de caballos es única en el mundo… Al comprender esto, un Purista está dispuesto a hacer lo que tiene a su alcance por preservar su raza, defendiéndola e promoviéndola… no por lo que otras razas puedan ser o dejen de ser… sino por sus propios méritos como el caballo de sillas más cómodo en el mundo…

Pero ojo, ser Purista no implica negar las demás razas de caballos, como algunos parecen pensar… al contrario, es en el conocimiento de otras razas –en especial, aquellas más cercanas al Paso Fino Puro Puertorriqueño– que verdaderamente se puede ser Purista de corazón…

¿Por qué soy Purista?

Quiero empezar por decir que, en mi carácter personal, soy pro caballo… sin importar su origen o raza… sin mirar si anda al paso, trota o se trocha… sin distinguir o discriminar por sus colores o marcas… indistintamente si es de silla o de tiro… creo que cada raza tiene su razón y su función… y prefiero buscar las cualidades positivas en cada una de ellas, en lugar de buscar sus debilidades o faltas…

En el caso específico del Paso Fino Puro y el Paso Colombiano… pues que puedo decirles, he tenido de ambos… hasta he cruzado ambas razas… y a través de los años he aprendido a conocer las diferencias entre unos y otros… por eso hoy puedo decir, sin temor a equivocarme, que son dos razas distintas, tanto fenotípica como genotípicamente… sí es cierto que ambas tienen un origen común, pero cada país dio especial atención y cultivó unas cualidades sobre otras… y en el caso del Paso Colombiano, hubo más influencia externa de otras razas… teniendo como resultado dos razas que, aunque similares en su andar típico, son distintas entre sí…

A continuación voy a referirme a algunas de estas diferencias… pero quiero dejar claro que por ser distintas, una raza no es mejor o superior a la otra… sino que cada una tiene sus peculiaridades propias y particulares…

Primero encontramos que el Paso Fino Puro es más delicado que el Paso Colombiano… esto se debe, en gran medida, a la preferencia de los criadores colombianos por la “sonoridad” en sus ejemplares… y esta “sonoridad” se consigue con una pisada más fuerte y sólida… que contrasta con la suavidad que han preferido los criadores puertorriqueños… El Paso Colombiano, en cambio, es más fogoso… y actualmente, más rápido en su ejecución que el Paso Fino Puro… también, como norma general, podemos decir que los Caballos de Paso Colombiano muestran un mejor resortaje en su tren posterior…

En los colores también vemos diferencias entre las dos razas… por ejemplo, el Purismo, por descender de caballos caretos y patiblancos, tiene una fuerte carga genética hacia las marcas blancas… o como vimos en uno de los temas en del foro, un alto porcentaje de ellos tienen el gen sabino… Los Colombianos, al contrario de los Puristas, prefieren los ejemplares de color cerrado… y consideran las marcas blancas “excesivas” como un defecto grave…

Es importante señalar que la PFHA, donde actualmente predominan los ejemplares de sangre Colombiana, utiliza un “standard” basado en los reglamentos puertorriqueños… y el mercado americano no sólo tolera, sino que prefiere el “cromo”, como ellos le llaman a las marcas blancas… además muestran interés por los colores “diluidos”, como son los bayos, canarios, cremellos, etc… y los ejemplares pintos, tanto sabinos como tobianos… Esta aceptación de colores en EU y el argumento Purista de que CONFEPASO discrimina contra los caballos Puros por sus marcas blancas, ha iniciado un cambio en la forma de aplicar los reglamentos de competencia, siendo más tolerantes con el “blanco”…

Pero la diferencia más importante –al menos para mí– es la naturalidad en el paso… Los criadores puertorriqueños se enorgullecen al decir que los potros nacen caminando al Paso Fino… para ellos esto es lo que define la raza… un ejemplar de Paso Fino Puro nace y muere caminando al Paso Fino… y la ausencia de esta naturalidad en el Paso Fino se considera una falta grave en el ejemplar…

En el Paso Colombiano esta característica no tiene el mismo peso que en el Purismo, pues cómo parte de la herencia genética de su raza se acepta, se entiende y se tolera cierta tendencia a la Trocha… por eso escuchamos decir que el Caballo de Paso (Fino) Colombiano “descansa en la Trocha”… y la Trocha en sí misma, como vimos en los artículos Hablemos de Trocha I y II, es un ritmo distinto al ritmo del Paso Fino… o en el caso de los Caballos de Paso que prefieren esta “modalidad”, es una ausencia del ritmo característico de su raza…

Durante los años que tuve Caballos de Paso Colombiano siempre me preocupó ver que existía una tendencia marcada a aceptar cada vez más la Trocha dentro del Paso (Fino) Colombiano… en lugar de buscar la pureza del Paso Fino dentro de la raza, se está buscando rapidez por sobre todas las demás características… ¡y se está juzgando igual, dándole más peso a la velocidad que al mismo ritmo del Paso Fino!!!

Sin embargo, para mí la naturalidad era y es la base de ambas raza… porque si falta el ritmo característico del Paso Fino, entonces perdemos lo que le da sentido a las dos razas… por eso, al encastar con Caballos de Paso Colombiano, me preocupaba de escoger caballos que mostraran esa naturalidad que yo valoraba tanto… y me alejaba de aquellos que mostraban un cierta tendencia a la Trocha…

Hasta que un día comprendí que mis preferencias, lo que yo buscaba en mis ejemplares y las características que yo consideraba al buscar un cruce para mis yeguas… se apartaba de la tendencia general que veía en el Paso Colombiano… y se acercaba mucho más a lo que yo conocía del Purismo…

Fue cuándo me di cuenta que los Caballos de Paso Colombiano siempre serín Caballos de Paso Colombiano, no “Puros”… y si yo lo que deseaba era un ejemplar que tuviera las cualidades que había conocido y amado en los Caballos de Paso Fino Puros, entonces, el único lugar donde podía encontrarlo era de vuelta en el Purismo…

Comments { 5 }