¿Por qué soy Purista?

Por el nombre de este blog –Paso Fino, puro de aquí– resulta obvio que soy “Purista”… pero por algunos emails que he recibido, me doy cuenta de que hay personas que no entienden qué es esto de Paso Fino Puro y lo que significa ser Purista… así que en este artículo vamos a tratar de explicar un poco de la historia del Paso Fino en Puerto Rico y cómo surge el movimiento “Purista”… y lo que esto conlleva y significa…

¿Cómo surge el Purismo?

Podemos decir que el Purismo no se conocía antes de la década de los ’70… o dicho de otra manera, que antes de ese tiempo, todos los amantes del Paso Fino en Puerto Rico eran Puristas… Pero a partir de ese momento, surgió un fenómeno que cambiaría la visión general sobre el caballo de Paso Fino en la isla… y en el mundo entero…

Allá para fines de los 60s o principio de los 70s había un grupo de caballistas en Puerto Rico que tenían la idea de que el Paso Fino, por su alto índice de consanguinidad, estaba aproximándose a una crisis… por lo que se propuso “refrescar la sangre” de nuestro caballo… y para eso se seleccionó el Caballo de Paso Colombiano, que en ese tiempo se pensaba era “igual” a nuestro caballo…

Al decir que se pensaban “iguales” me refiero a que la visión que predominaba en Puerto Rico –así como en EU y República Dominicana– era que el Paso Fino, como raza, tenía dos vertientes: una en Puerto Rico y otra en Colombia… y digo “se pensaban”, porque la historia y la ciencia han demostrado que aunque ambas tienen un origen común y comparten ciertas características similares, claramente son dos razas individuales y diferentes…

Uno de los saldos de esta forma de pensar fue la “internacionalización” del nombre “Paso Fino”… que hasta ese momento sólo identificaba a los caballos de Puerto Rico, mientras que los de Colombia se conocían como Paso Colombiano… a partir de ese momento, el término “Paso Fino” se aplicó de forma genérica a todos los caballos que caminaban en “cuatro tiempos laterales”… más aún, durante esos primeros años, en EU se llegó a aceptar como “Paso Fino” a los Caballos de Paso Peruano, antes de que ellos iniciaran su registro propio y separado…

Volviendo a Puerto Rico… la Asociación Nacional fue la primera entidad en acoger esta iniciativa… y se decidió que aunque los ejemplares importados no podían competir, si podían usarse para la recría… y los productos de estos con nuestros caballos, al igual que los ejemplares 100% Colombianos nacidos en la isla (un ejemplo de esto es Leo) sí podían registrarse y competirse sin ninguna restricción…

Es curioso cómo en un país de una identidad cultural tan fuerte como Puerto Rico, en ocasiones se tienda a aceptar todo lo extranjero como mejor a lo nuestro… Ese fue el caso con los Caballos de Paso Colombiano… y lo que en un inicio pretendía “refrescar la sangre”, en muchos sectores se convirtió en una preferencia marcada y absoluta por todo lo que fuera Colombiano… no sólo los caballos, sino también los aperos, el estilo de doma, el arreglo de las colas… se introdujo el uso de la tabla de resonancia y hasta se trajeron “chalanes” de Colombia… no me malinterpreten, muchas de estas cosas tienen su propósito y utilidad… y no hay nada malo en aprender de la experiencia de otras personas… pero cuestiono que se haya despreciado todo lo que fuera “tradicional” y relativo a nuestra raza, para acoger indistintamente todo lo que fuera “colombiano”…

Bueno… no todos aceptaron el rumbo que llevaba el Paso Fino en Puerto Rico y hubo caballistas que se opusieron a los cambios que se habían iniciado… pero, a pesar de esa oposición, unos años más tarde la Federación y la Insular también aceptaron ejemplares con sangre colombiana en sus registros y competencias…

Al pasar el tiempo, esta oposición fue ganando terreno… presentado sus razones y motivos… y poco a poco, las entidades terminaron por reconocer que el “experimento” del cruce de nuestros caballos con los Caballos de Paso Colombiano había sido un fracaso para nuestra raza… Entonces vino la difícil tarea de dar marcha atrás a lo que se había permitido… especialmente porque había una cantidad considerable de ejemplares, productos de estos cruces, que de la noche a la mañana ya no tenían cabida ni en las entidades, ni en las competencias…

Como resultado de esto nació la Asociación Puertorriqueña de Criadores de Caballos de Paso Fino de América… conocidos como Los Abiertos, pues su lema era “competencias abiertas, único camino”… Los Abiertos ofrecieron un registro y un picadero abierto donde todos los caballos de “Paso Fino” podían competir juntos, independientemente de si su ascendencia era de Puerto Rico o de Colombia… y dada la gran cantidad de caballos media sangre que había en la isla, crecieron rápidamente… pero poco a poco esta entidad fue evolucionando hacia el Caballo de Paso Colombiano, apartándose de lo que era el Paso Fino Puro…

Fue durante este tiempo que se acuñó el término “Purismo” para definir el movimiento que buscaba proponer y promover la noción de que nuestros caballos de Paso Fino y los caballos de Paso Colombiano son dos razas distintas… y se le llamó “Puros” a aquellos ejemplares que no tenían ascendencia de Caballos de Paso Colombiano…

Es lamentable, pero por años algunos supuestos “Puristas” se dedicaron a lanzar lodo contra los “Colombianos”… como si denigrando a estos se hicieran crecer a nuestra raza de Paso Fino… y esto dio pie a una “guerra fría” donde el “caballito de batalla” era que el Paso Fino (PR) era una raza y el Paso Colombiano no… El resultado de esto es que se proyectaron nociones falsas y equivocadas de ambas razas… inclusive, a conciencia de los errores que se propagaban… pero con el tiempo los caballistas de “ambos bandos” han ido educándose y concienciándose sobre las virtudes y defectos de ambas razas… y ahora podemos hablar con claridad y respeto de ambas partes…

Algunas de las consecuencias de esa lucha de años fue la ausencia de ejemplares Puros en las pistas “abiertas” e internacionales… y la auto-renuncia del movimiento Purista a buscar representación a nivel internacional… Pero, aunque honestamente creo que esas fueron decisiones equivocadas, estás se entienden partiendo de la premisa de que son dos razas distintas, entonces, ¿por qué competir juntas o estar agrupadas juntas bajo una misma organización internacional?…

¿Qué es ser Purista?

Una vez que conocemos el origen del Purismo, nos resulta fácil entender que ser Purista no es otra cosa que creer en el Caballo de Paso Fino Puro Puertorriqueño… estar orgulloso de ese patrimonio cultural de nuestros antepasados… y tener conciencia de que nuestra raza de caballos es única en el mundo… Al comprender esto, un Purista está dispuesto a hacer lo que tiene a su alcance por preservar su raza, defendiéndola e promoviéndola… no por lo que otras razas puedan ser o dejen de ser… sino por sus propios méritos como el caballo de sillas más cómodo en el mundo…

Pero ojo, ser Purista no implica negar las demás razas de caballos, como algunos parecen pensar… al contrario, es en el conocimiento de otras razas –en especial, aquellas más cercanas al Paso Fino Puro Puertorriqueño– que verdaderamente se puede ser Purista de corazón…

¿Por qué soy Purista?

Quiero empezar por decir que, en mi carácter personal, soy pro caballo… sin importar su origen o raza… sin mirar si anda al paso, trota o se trocha… sin distinguir o discriminar por sus colores o marcas… indistintamente si es de silla o de tiro… creo que cada raza tiene su razón y su función… y prefiero buscar las cualidades positivas en cada una de ellas, en lugar de buscar sus debilidades o faltas…

En el caso específico del Paso Fino Puro y el Paso Colombiano… pues que puedo decirles, he tenido de ambos… hasta he cruzado ambas razas… y a través de los años he aprendido a conocer las diferencias entre unos y otros… por eso hoy puedo decir, sin temor a equivocarme, que son dos razas distintas, tanto fenotípica como genotípicamente… sí es cierto que ambas tienen un origen común, pero cada país dio especial atención y cultivó unas cualidades sobre otras… y en el caso del Paso Colombiano, hubo más influencia externa de otras razas… teniendo como resultado dos razas que, aunque similares en su andar típico, son distintas entre sí…

A continuación voy a referirme a algunas de estas diferencias… pero quiero dejar claro que por ser distintas, una raza no es mejor o superior a la otra… sino que cada una tiene sus peculiaridades propias y particulares…

Primero encontramos que el Paso Fino Puro es más delicado que el Paso Colombiano… esto se debe, en gran medida, a la preferencia de los criadores colombianos por la “sonoridad” en sus ejemplares… y esta “sonoridad” se consigue con una pisada más fuerte y sólida… que contrasta con la suavidad que han preferido los criadores puertorriqueños… El Paso Colombiano, en cambio, es más fogoso… y actualmente, más rápido en su ejecución que el Paso Fino Puro… también, como norma general, podemos decir que los Caballos de Paso Colombiano muestran un mejor resortaje en su tren posterior…

En los colores también vemos diferencias entre las dos razas… por ejemplo, el Purismo, por descender de caballos caretos y patiblancos, tiene una fuerte carga genética hacia las marcas blancas… o como vimos en uno de los temas en del foro, un alto porcentaje de ellos tienen el gen sabino… Los Colombianos, al contrario de los Puristas, prefieren los ejemplares de color cerrado… y consideran las marcas blancas “excesivas” como un defecto grave…

Es importante señalar que la PFHA, donde actualmente predominan los ejemplares de sangre Colombiana, utiliza un “standard” basado en los reglamentos puertorriqueños… y el mercado americano no sólo tolera, sino que prefiere el “cromo”, como ellos le llaman a las marcas blancas… además muestran interés por los colores “diluidos”, como son los bayos, canarios, cremellos, etc… y los ejemplares pintos, tanto sabinos como tobianos… Esta aceptación de colores en EU y el argumento Purista de que CONFEPASO discrimina contra los caballos Puros por sus marcas blancas, ha iniciado un cambio en la forma de aplicar los reglamentos de competencia, siendo más tolerantes con el “blanco”…

Pero la diferencia más importante –al menos para mí– es la naturalidad en el paso… Los criadores puertorriqueños se enorgullecen al decir que los potros nacen caminando al Paso Fino… para ellos esto es lo que define la raza… un ejemplar de Paso Fino Puro nace y muere caminando al Paso Fino… y la ausencia de esta naturalidad en el Paso Fino se considera una falta grave en el ejemplar…

En el Paso Colombiano esta característica no tiene el mismo peso que en el Purismo, pues cómo parte de la herencia genética de su raza se acepta, se entiende y se tolera cierta tendencia a la Trocha… por eso escuchamos decir que el Caballo de Paso (Fino) Colombiano “descansa en la Trocha”… y la Trocha en sí misma, como vimos en los artículos Hablemos de Trocha I y II, es un ritmo distinto al ritmo del Paso Fino… o en el caso de los Caballos de Paso que prefieren esta “modalidad”, es una ausencia del ritmo característico de su raza…

Durante los años que tuve Caballos de Paso Colombiano siempre me preocupó ver que existía una tendencia marcada a aceptar cada vez más la Trocha dentro del Paso (Fino) Colombiano… en lugar de buscar la pureza del Paso Fino dentro de la raza, se está buscando rapidez por sobre todas las demás características… ¡y se está juzgando igual, dándole más peso a la velocidad que al mismo ritmo del Paso Fino!!!

Sin embargo, para mí la naturalidad era y es la base de ambas raza… porque si falta el ritmo característico del Paso Fino, entonces perdemos lo que le da sentido a las dos razas… por eso, al encastar con Caballos de Paso Colombiano, me preocupaba de escoger caballos que mostraran esa naturalidad que yo valoraba tanto… y me alejaba de aquellos que mostraban un cierta tendencia a la Trocha…

Hasta que un día comprendí que mis preferencias, lo que yo buscaba en mis ejemplares y las características que yo consideraba al buscar un cruce para mis yeguas… se apartaba de la tendencia general que veía en el Paso Colombiano… y se acercaba mucho más a lo que yo conocía del Purismo…

Fue cuándo me di cuenta que los Caballos de Paso Colombiano siempre serín Caballos de Paso Colombiano, no “Puros”… y si yo lo que deseaba era un ejemplar que tuviera las cualidades que había conocido y amado en los Caballos de Paso Fino Puros, entonces, el único lugar donde podía encontrarlo era de vuelta en el Purismo…

Comments { 5 }

Feria Dulce Sueño 2007

La Feria Dulce Sueño es el evento más grande que tiene el Purismo… no sólo por la cantidad de ejemplares que se dan cita en Guayama… ni por la cantidad de público que asiste y que incluye amantes del Paso Fino de fuera de la isla… sino por la calidad y arreglo de los ejemplares que allá se presentan…

Este año la feria estuvo espectacular… tanto en los eventos de hembras, como en los de machos… no hay duda de que el Paso Fino está resurgiendo… y muy fuerte…

Por eso, para aquellos que no pudieron asistir… aunque un poco tarde, les traigo una muestrecita de lo que allí aconteció… ¡qué lo disfruten!



Este video lo encontré en YouTube y es parte del DVD que Arvelo Productions tomó durante la feria y que puede conseguirse a través de la página de la revista Paso Fino, a Puerto Rican Breed

Comments { 4 }

Doma vaquera con garrocha

Dando una vueltecita por YouTube me encontré con este video de “doma vaquera” donde jinete y caballo dan una demostración impresionante de la “garrocha”…

Este estilo de montar “a la jineta”, donde no se utilizaba bocado ni bridas, sino que se el caballo se controlaba con las piernas y el movimiento del cuerpo, es parte de la herencia berberisca de la que desciende nuestra raza… ¡disfrútenlo… el final está… nah, véanlo!!!



Comments { 22 }

Hablemos de Trocha (2 de 2)

En el primer artí­culo vimos el origen de la Trocha y su relación con el Caballo de Paso Colombiano… en este segundo artículo trataremos de explicar la mecánica de la Trocha y cómo esta compara con el aire del Paso Fino…

Para poder entrar a explicar el movimiento de la Trocha primero tenemos que entender el movimiento del Paso Fino… y para esto utilizaremos parte de la descripción que aparece en el artí­culo ¿Qué es Paso Fino?

El movimiento básico de un ejemplar de Paso Fino se divide de cuatro tiempos iguales que, a manera de ejemplo, describiremos como: (1) pata izquierda – (2) mano izquierda – (3) pata derecha – (4) mano derecha… Cada uno de estos movimientos transcurre en un espacio de tiempo igual… a esa cadencia de movimientos igualmente espaciados le llamamos isocronismo…

Tradicionalmente hemos dicho que el Paso Fino es un movimiento en “cuatro tiempos laterales” porque, visualmente, da esta impresión… Pero en la realidad, al analizar la mecánica del movimiento, encontramos que el Paso Fino no es lateral (como es la Ambladura), ni es diagonal (como es el Trote), sino que es lo que en inglés se conoce como un “square gait”…

Veamos los cuatro tiempos básicos de los que hablábamos hace un momento: (1) pata izquierda – (2) mano izquierda – (3) pata derecha – (4) mano derecha… Si tomamos la primera parte de este movimiento: (1) pata izquierda – (2) mano izquierda; apreciamos un movimiento lateral, pues ambas patas pertenecen al mismo lado… Pero al examinar el movimiento siguiente: (2) mano izquierda – (3) pata derecha; apreciamos un movimiento diagonal, pues son patas diagonalmente opuestas…

Al examinar los dos aires básicos de la Ambladura y el Trote observamos que ambos aires se realizan en dos tiempos, por bípedos o pares simultáneos… en el caso de la Ambladura, el caballo se desplaza utilizando bí­pedos laterales, o sea, mano y pata de un mismo lado… en el caso del Trote, por bípedos diagonales, o sea, mano y pata de lados opuestos…

Cuando uno de estos dos aires básicos se “rompe”, o sea, que dentro de un mismo bí­pedo una mano o pata se adelante a la otra, entonces el movimiento pasa de dos a cuatro tiempos… El justo medio entre la Ambladura y el Trote, ese punto en donde los cuatro tiempos están igualmente espaciados entre ellos, ese punto deja de ser lateral o diagonal pues las patas no se mueven por bípedos, sino independientemente unas de otras… y ese medio es donde se encuentra el Paso Fino…

Cuando la cadencia no es uniforme en los cuatro tiempos, o sea, que falta isocronismo, el ritmo se mueve hacia uno de los dos extremos, hacia la Ambladura o hacia el Trote… En el Paso Fino Puro Puertorriqueño, la falta de ritmo en un ejemplar le hace tender hacia el lateral o Ambladura y encontramos que el ejemplar se “endosa”… En el Paso Colombiano, la falta de ritmo le hace tender hacia la diagonal o Trote y decimos que el ejemplar se “trocha”… Entonces, podemos decir que la Trocha es un punto intermedio entre el Paso Fino y el Trote… con una secuencia en las pisadas similar al Paso Fino, pero un ritmo muy cercano al Trote…

Secuencia

Ya dijimos que el Paso Fino no es un aire lateral ni diagonal, sino que patas y manos se mueven independientemente en cuatro tiempos isócronos: 1 – 2 – 3 – 4 – 1 – 2 – 3 – 4… y su sonido característico es ta-ca-ta-ca-ta-ca-ta-ca

La Trocha, por su parte, surge de un Trote que se “rompe” de dos a cuatro tiempos… produciéndose un retraso de la pata con respecto a la mano (o un adelantamiento de la mano con respecto a la pata, según se vea)… así­ podemos describir el movimiento básico como: (1) mano izquierda – (2) pata derecha – (3) mano derecha – (4) pata izquierda… aunque con una cadencia desigualmente espaciada: 1 2 – 3 4 – 1 2 – 3 4… Es importante entender esto, la Trocha tiene una cadencia desigual, o sea, no es un aire isócrono… por lo que las patas se siguen moviendo en bípedos diagonales…

El sonido caracterí­stico para el Trote es tas – tas – tas – tas… sin embargo, como la Trocha es un Trote roto donde la mano y la pata del bípedo diagonal comienzan su recorrido simultáneamente, pero al pisar, la mano precede a la pata por una pequeña fracción de tiempo… eso hace que los cuatro tiempos no sean claramente apreciables al oído… aun así, el sonido característico de la Trocha resulta único y particular: tras – tras – tras – tras

En el artí­culo anterior vimos que al estabilizarse la Trocha, esta paso, de ser un aire secundario en los Caballos de Paso Colombiano, a ser una nueva modalidad dentro del Caballo Criollo Colombiano… pero en realidad el resultado son dos modalidades, dependiendo de la cadencia de la Trocha y si la misma viene acompañada de la ejecución del Galope… Por ejemplo, la Trocha en un ejemplar de Trocha & Galope debe tener una cadencia mediana donde la cadencia de la Trocha combine con la cadencia media del Galope… Sin embargo, un ejemplar de Trocha Pura Colombiana mostrará una cadencia mucho más rápida…

Como dato curioso podemos mencionar que la Trocha no es un “aire” exclusivo del Caballo Criollo Colombiano, aunque debemos admitir que el pulimento y la rapidez que ha alcanzado en Colombia son extraordinarios… por ejemplo, podemos encontrar su “equivalente” en el Fox Trot, del Missouri Foxtrotter… y en el Pasitrote, del Caballo de Paso Peruano…

Siguiendo con nuestro análisis de la Trocha en comparación con el Paso Fino… de seguro hemos escuchado que hay ejemplares de Paso Colombiano que “descansan” o tienden a la Trocha… también que hay caballos “trochados” que pueden habilitarse al Paso Fino… Vamos a examinar esto un poco y ver lo que significa para nosotros…

Hace un rato dije que la Trocha es un punto intermedio entre el Paso Fino y el Trote, con una secuencia en las pisadas similar al Paso Fino, pero un ritmo muy cercano al Trote… También dijimos que en el Paso Fino la secuencia era: (1) pata izquierda – (2) mano izquierda – (3) pata derecha – (4) mano derecha – (1) pata izquierda – (2) mano izquierda – (3) pata derecha – (4) mano derecha…

En el Paso Fino las patas se mueven cada una levantándose y posándose en el suelo de manera independientemente… siguiendo la secuencia que aparece arriba con un ritmo isócrono…

En la Trocha, a diferencia del Paso Fino, el movimiento se inicia cuando uno de los bí­pedos (mano y patas opuestos) se levanta simultáneamente del suelo… y el primer tiempo lo contamos al posar la mano en el suelo… seguida muy de cerca con la pata diagonalmente opuesta, para el segundo tiempo… estos dos tiempos suceden muy rápido uno detrás del otro… transcurre un tiempo de transición más largo (similar al Trote)… para levantarse simultáneamente el segundo bí­pedo… al posar la mano se cuenta el tercer tiempo… seguida muy de cerca por la pata opuesta para el cuarto tiempo… y otro tiempo más largo de transición… Si observamos la secuencia de pisadas de la Trocha – que aparece marcada en rojo – es idéntica a la secuencia del Paso Fino… aunque su ritmo es muy diferente…

Si nos hemos fijado alguna vez, una de las pruebas de dificultad que realizan los jueces es detener un ejemplar en la pista dura, para pedirle que reanude su marcha desde una posición de descanso… esto permite apreciar la secuencia de la pisada en ese ejemplar específico, de acuerdo a como inicia su marcha…

Existe una relación muy estrecha entre el Paso Fino Colombiano y la Trocha… una línea muy fina, donde la tendencia hacia uno u otro está determinada por el ritmo del ejemplar… Por esta razón Raúl Estrada Londoño, en su libro “Chalanerí­a Colombiana”, explica que el caballo de Trocha se “afina” si su ritmo histórico no es muy puro, o si su chalán lo aprieta y recorta de manera simultánea… por eso dice que un caballo de Trocha se “pule”, pero no se “calibra”… porque este apretar y recortar varí­a el ritmo de la Trocha y habilita al ejemplar hacia el Paso Fino…

Como dicen que una imagen vale más que mil palabras… no hay mejor forma para aprender sobre la Trocha que viéndola “en acción”… así­ que aquí­ les traigo un video de Bucéfalo de Vuelta Grande, un ejemplar Fuera de Concurso en la modalidad de Trocha & Galope…

Una opinión muy personal…
Hoy en día vemos ejemplares donde su ascendencia genética es de Paso Fino Colombiano… sus padres y abuelos son ejemplares de Paso Fino Colombiano… sin embargo, ellos “prefieren” el aire de la Trocha… Estos animales no “descansan” en la Trocha, como sucedí­a con el “Paso Castellano”, sino que indiscutiblemente tienden a preferir la Trocha como aire principal… Tampoco son ejemplares de Trocha, ya que vimos que las exigencias de esta modalidad rechazan toda posibilidad de que el ejemplar se “afine” o tienda al “fino” dentro o fuera de la pista…

Este “problema” lo podemos apreciar de manera más marcada en Estados Unidos, donde se ha propagado la noción de que el Caballo de Paso puede y debe ejecutar este segundo aire… Me preocupa que algunos de estos caballos, caballos que lucen imponentes a la vista… por su fenotipo… por su rapidez… por su colección… pero que no pueden presentarse en una competencia porque no son capaces de sostener el ritmo del Paso Fino durante la misma… esos son los caballos más usados en la recrí­a… y me pregunto, ¿qué podrán transmitirle ellos a la próxima generación?… ¿rapidez?… ¿colección?… pero, ¿y el ritmo del Paso Fino… podrán ellos transmitir un ritmo que no tienen?…

Me parece – y me perdonan los amantes del Caballo de Paso Colombiano por la intromisión de un Purista en sus asuntos – que deberí­an adoptar algunas de las exigencias que implementaron los criadores de Trocha Pura Colombiana… Sólo exigiendo el ritmo del Paso Fino en las competencias serán capaces de conservarlo y pasarlo a futuras generaciones…


Bibliografí­a

  1. American Trote and Trocha Association – ATTA
  2. Jaime Mejí­a Escobar y Camilo de Francisco Saavedra, “El Caballo de Paso Colombiano”
  3. John Jairo Galvis, “La Trocha es otra cosa”
  4. Mario Gómez Caballero, “Historia del Caballo de Paso Fino Colombiano” (Fedequinas)
  5. Pedro Luis Mogollón, “Why Paso Finos Trocha!”
  6. Rhonda Hart-Poe, “Staccato Beat! Gaits of the Paso Fino”
  7. Raúl Estrada Londoño, “Chalanerí­a Colombiana” y “Chalanerí­a Colombiana II”
  8. Raúl Estrada Londoño, “El Caballo de Paso Fino Colombiano, una autentica raza criolla”
  9. Raúl Estrada Londoño, “The Airs or Gaits and the Conformational Characteristics of Our Native Horses”

Comments { 8 }