¿Qué es Paso Fino?

Cuando las personas hablan de Paso Fino pueden estar refiriéndose a una de tres realidades distintas, aunque relacionadas:

  • la raza de caballo autóctona de Puerto Rico;
  • la forma de andar particular de esta raza;
  • el término genérico para referirse a las distintas razas de caballos que comparten esta forma particular de andar.

Tomemos, primeramente, la raza de Caballos de Paso Fino de Puerto Rico… Esta raza, autóctona de Puerto Rico, posee unas características genotípicas y fenotípicas únicas que la distinguen de las demás razas caballares de América…

El Caballo de Paso Fino de Puerto Rico tiene su origen en los caballos que los conquistadores españoles trajeron al “Nuevo Mundo”… en especial puede apreciarse la influencia del caballo berberisco… tan así, que según el Dr. Gus Cothran, geneticista de la Universidad de Texas, el Caballo de Paso Fino Puro de Puerto Rico es la raza que más se asemeja al antiguo caballo de tipo ibérico…

Esta población de caballos permaneció relativamente aislada por casi 500 años con muy poca influencia exterior… y es sólo recientemente (menos de 50 años) cuando se ve amenazada por el cruce con otras razas, específicamente con el Caballo de Paso Colombiano… De aquí surge el apelativo de “Puro”, para diferenciar aquellos ejemplares que no tenían influencia de sangre colombiana, de aquellos que eran producto del cruce entre las dos razas…

Actualmente, la raza de Caballos de Paso Fino está reglamentada por las distintas entidades “puristas”, así como por la Oficina de Paso Fino del Departamento de Agricultura, y su Reglamento de la Agro-Industria del Caballo de Paso Fino Puro de Puerto Rico

El uso extensivo de los cruces consanguíneos, especialmente durante el siglo pasado – primeramente con la línea de Dulce Sueño y sus hijos; seguido por Kofresí y sus hijos; y más recientemente con la línea de Labriego – han fijado unas características particulares dentro de la raza… La característica más importante de la raza de Caballos de Paso Fino Puro de Puerto Rico es su forma particular de andar

Algunas de las palabras que solemos escuchar al describir el Paso Fino son: cadencia, ritmo, isocronismo, suavidad, naturalidad, sostenimiento, colección, rapidez, brío, finura… Pero, ¿qué significan estos términos y cómo los relacionamos con el andar peculiar de esta raza de caballos?

El movimiento básico de un ejemplar de Paso Fino se divide de cuatro tiempos iguales que, a manera de ejemplo, describiremos como: (1) pata izquierda – (2) mano izquierda – (3) pata derecha – (4) mano derecha… Cada uno de estos movimientos transcurre en un espacio de tiempo igual… a esa cadencia de movimientos igualmente espaciados le llamamos isocronismo…

Tradicionalmente hemos dicho que el Paso Fino es un movimiento en “cuatro tiempos laterales” porque, visualmente, da esta impresión… Pero en la realidad, al analizar la mecánica del movimiento, encontramos que el Paso Fino no es lateral (como es la ambladura), ni es diagonal (como es el trote), sino que se encuentra en el justo medio entre los dos… eso es lo que en inglés se conoce como un “square gait” y en español llamamos “isócrono”…

Volvamos a los cuatro tiempos básicos de los que hablábamos hace un momento: (1) pata izquierda – (2) mano izquierda – (3) pata derecha – (4) mano derecha… Si tomamos la primera parte de este movimiento: (1) pata izquierda – (2) mano izquierda; apreciamos un movimiento lateral, pues ambas patas pertenecen al mismo lado… Pero al examinar el movimiento siguiente: (2) mano izquierda – (3) pata derecha; apreciamos un movimiento diagonal, pues son patas diagonalmente opuestas…

Ya hemos visto que la cadencia del Paso Fino es de cuatro tiempos isócronos, pero, ¿qué características particulares deben observarse dentro de este movimiento?… Dado que el Paso Fino se desarrolló como un caballo de silla que fuera cómodo para su jinete, tenemos entonces que comenzar por la suavidad… y esta suavidad depende y/o se ve afectada por varias cualidades, como por ejemplo, la delicadeza en la pisada y la quietud de anca…

Un ejemplo de cuán deseable era esta característica de la raza la encontramos en la prueba de la copa de agua que antiguamente solí­a hacerse en las competencias… Un jinete montado sobre su ejemplar tenía que ser capaz de llevar en su mano una copa de agua sin derramar ni siquiera una gota…

Hay otros elementos importantes que influyen en la suavidad del ejemplar… Por ejemplo, un ejemplar que eleva mucho las patas, necesariamente pisará más fuerte que uno que las levanta poco… De igual manera, un ejemplar que tiene un movimiento fluido en sus menudillos y corvejones reflejará menos movimientos en las ancas que un ejemplar que exhiba cierta rigidez en su tren posterior… Por eso, el Caballo de Paso Fino debe ejecutar su paso con naturalidad y fluidez, no de manera forzada… y su pisada debe ser clara y precisa, pero suave…

La pisada del Caballo de Paso Fino Puro contrasta con la pisada del Caballo de Paso Colombiano en cuanto a que se prefiere que este último sea “sonoro”… Dicho de otra manera, el Paso Fino Puro Puertorriqueño prefiere una pisada suave y delicada; mientras que el Caballo de Paso Colombiano prefiere una pisada más fuerte y sólida…

Esta forma de andar propia del Caballo de Paso Fino puede dividirse en tres “categorías” o “niveles”, tomando como base la velocidad de traslación que ejecute el ejemplar… De esta manera tenemos el (1) Paso Fino, siendo este el más corto o “colectado”; siguiendo con el (2) Paso Corto; hasta llegar al (3) Paso Largo, que sería el más “desplazado” de los tres…

Cada una de estas categorías o niveles tiene su uso y función… El Paso Fino es la forma ideal que encontramos en las competencias… mientras que el Paso Corto y el Paso Largo, son ideales para cabalgar, ya que cubren más distancia con menos esfuerzo para el ejemplar… La “Andadura” no se considera entre estos tres pues la mecánica de su movimientos es distinta… el Paso Fino (en cualquiera de sus velocidades de traslación) es un paso en cuatro tiempos isócronos; mientras que la Andadura es un paso en dos tiempos laterales…

Cuando decimos que el Paso Fino debe ser corto o colectado, nos referimos a que su velocidad de traslación debe ser corta… dicho de otra manera, que debe cubrir poco terreno con cada pisada… Pero este andar colectado, para que sea preciso, tiene que ir acompañado de cierto grado de rapidez en el movimiento… O sea, que la idea de colección en el Paso Fino se refiere a una rapidez en los movimientos del ejemplar con una corta velocidad de traslación…

Anteriormente dijimos que el ejemplar debe ejecutar el Paso Fino de manera natural, no forzada… Esta “naturalidad” es una de las cualidades más importantes del Paso Fino Puro Puertorriqueño… cualidad que exhiben los potrillos desde el momento mismo de su nacimiento… y cualidad imprescindible en las competencias, donde se excusa todo ejemplar que no mantenga el sostenimiento del Paso Fino durante todo el evento…

El Paso Fino es armonioso, se ejecuta con gracia y delicadeza, pero a la vez, con energía y gallardía… Esa voluntad de trabajar, ese “corazón” que empuja a seguir, ese vigor en el espíritu… eso es lo que conocemos como “brío”… Es importante señalar que el brío debe ir acompañado de un buen temperamento, de mansedumbre y deseos de complacer… un caballo difícil y resabioso no necesariamente tiene brío…

La suma de estas cualidades, ese “package”, eso es lo que llamamos “finura”… o sea, que un ejemplar “fino” debe (1) mostrar naturalidad y fluidez en su andar; (2) debe pisar delicadamente, con suavidad; (3) debe ejecutar con rapidez y colección; y (4) debe hacer todo esto mostrando gallardía y elegancia…

Esto es importante recalcarlo porque actualmente existe una tendencia en el Paso Fino “internacional” (no en el “purismo”) a considerar “fino” solamente a aquel ejemplar que ejecuta con mayor rapidez y muestra la mayor colección, sin tomar en cuenta ningún otro elemento… esos ejemplares son rápidos y cortos, pero no necesariamente son “finos”…

Y esto nos lleva, obligadamente, a definir lo qué es Paso Fino “internacional” y cómo se diferencia del Paso Fino Puro Puertorriqueño… Debemos comenzar por decir que el nombre “Paso Fino” es original de Puerto Rico e inicialmente se refería, únicamente, a la raza de caballos autóctona de la isla y a su forma característica de caminar…

En la década de los 40′s, algunos caballistas en los Estados Unidos comenzaron a importar Caballos de Paso Fino desde Puerto Rico… y junto con nuestros caballos, también importaron el nombre de nuestra raza: Paso Fino…

En EU se organizó una entidad utilizando como base los reglamentos de competencia de las entidades de Puerto Rico, más concretamente, de la Federación… y casi dos décadas más tarde, comenzaron a importar Caballos de Paso Colombiano… Puerto Rico siguió esta tendencia y a comienzo de los años 70, también comenzó a importar Caballos de Paso Colombiano con el propósito de “refrescar la sangre”…

Es importante señalar que en ese entonces, tanto los Caballos de Paso Fino Puertorriqueños como los Caballos de Paso Colombiano eran considerados una sola raza… o al menos, dos “familias” dentro de una misma raza… y tanto en Estados Unidos, como en Puerto Rico, se registraban indistintamente bajo el nombre de “Paso Fino”… Esta noción todavía prevalece en muchos lugares… y todos los registros “internacionales” aceptan ejemplares procedentes de ambas razas sin distinción alguna…

De aquí que el nombre “Paso Fino” pasó, de ser el nombre de la raza caballar autóctona de Puerto Rico, a ser el nombre “genérico” con que se conocen las dos razas que comparten la misma forma de andar en cuatro tiempos isócronos que también conocemos como “Paso Fino”…

Hoy en día sabemos que existen diferencias fenotípicas y genotípicas entre las dos razas… y aunque ambas comparten una misma mecánica en su paso, también existen diferencias marcadas entre lo que prefieren los criadores y caballistas en Colombia y Puerto Rico… Por ejemplo, mientras que en Puerto Rico se le ha dado prioridad a la naturalidad y a la suavidad en la pisada, en Colombia se ha buscado un ejemplar de más sonoridad y rapidez en su ejecución…

Quiero aclarar que no es mi propósito abonar a la problemática del nombre “Paso Fino” en este artículo… Como “purista” reconozco nuestro derecho a reclamar el nombre de nuestra raza… Pero, por otra parte, también debo reconocer las circunstancias históricas que han llevado este nombre a abarcar otras razas además de la nuestra…