Y los caballos “del medio” qué

El Lcdo. Eduardo Quijano, autor del libro “Paso Fino, raza que distingue un pueblo”, me envió un comentario para el tema De los puros de aquí, de los puros de allá y de los que están en el medio… Eduardo le dirige sus ideas a Nostradamus, pero creo que su escrito trasciende lo que allá­ hablábamos, así que decidí­ publicarlo como un nuevo tema/artículo… no dejen de leerlo que aquí hay mucho que reflexionar…

PD – Eduardo: Nostradamus no cree en “los del medio”, ese término lo acuñé yo para significar los mestizos a los que tú te refieres en tu escrito… Digamos que la postura de nuestro amigo Nostradamus es que no hay puros “de aquí” ni puros “de aquí”… porque para él, todo ejemplar que huela a berberisco, aunque sea un olorcito de 500 años, es “paso fino”… Como vez, un planteamiento muy conveniente para abogar por una raza de “las Américas”…

* * * * * * * * *

Este tema o issue sobre esos ejemplares de patrones rítmicos indefinidos, que llama “Nostradamus” los del “medio” es uno que provoca una interesante reflexión. Estoy muy consciente que debido a los avances en la biología molecular y de las terapias genéticas en las próximas décadas la cría científica de plantas y animales se abordará con estrategias completamente diferentes con la que se ha manejado en los últimos siglos. Conceptos tales como “selección natural” e incluso “selección artificial” serán cosas del pasado ante el hecho de que ya se puede hacer una identificación y selección específica de genes (alelos) en un laboratorio y hacer combinaciones específicas y predeterminadas de caracteres y de esa forma crear un individuo hecho a la medida del que paga por el procedimiento. Nada de azar ni de probabilidades. Con este sistema esta todo predeterminado. Incluso, estos alelos (caracteres) pueden ser obtenidos de diferentes progenitores y de esta forma, esta nueva cría podría tener en su cromosoma una multiplicidad de genealogías. Francamente, no se si esto es algo positivo o negativo. Pero lo cierto es que la ciencia en el campo de la biología molecular avanza a pasos agigantados y cada día vemos noticias científicas que rompen todas nuestras ideas y creencias sobre las posibilidades que existen en el campo de la reproducción en el Reino animal.

¿Se podrá crear una nueva raza de Paso Fino en un laboratorio? ¿Se podrá mejorar la raza de Paso Fino por medio de terapias genéticas? No soy experto en biología molecular pero presiento, a la luz de la información publicada, de que eso ya es posible o lo será muy pronto.

Pero mientras eso se realiza tenemos que trabajar con los métodos tradicionales y ortodoxos que surgen de los principios y leyes de la genética mendeliana.

El issue que nos plantea “Nostradamus” es si es adecuado o no , el uso como reproductores esos caballos “intermedios” o “indefinidos en sus andares” porque un rato andan a “paso fino” y otro rato a “trocha”. Un tema interesante y probablemente, de mucha actualidad ante la práctica incontenible de cruces híbridos o entre híbridos dentro de la crianza de caballos dedicados al deporte del Paso Fino. Imagino que existen miles de ejemplares como los que describe “Nostradamus”.

Vamos a intentar hacer algunas deducciones de lo que él nos plantea.

a. Deduzco, en primer lugar, lo más obvio, que no todos los caballos que se compiten y exhiben como ejemplares de “paso fino”; ni son de “paso” ni son de “Paso Fino”.

b. Deduzco, en segundo lugar, que un caballo de “trocha” puede tener genes de “paso fino” pero no ser por eso un caballo de “paso” y mucho menos de “raza de Paso Fino”.

c. Deduzco que ese caballo de “trocha” con genes de “paso fino” si es uno que se puede “habilitar” mecánicamente, psicológicamente y biomecánicamente para ejecutar un movimiento similar o parecido al que muestra el caballo de raza de Paso Fino mediante cirugías, herraduras ortopédicas, el uso de equipos especiales (faldetas, cadenas, pesas, poleas elásticas, etc.) acondicionamiento y alteraciones rítmicas creando distintas distancias de tranco durante el ciclo de traslación del caballo. Todas estas técnicas parece que funcionan hasta que ese pobre caballo “intermedio” se desprograma ya sea porque tiene necesidad de “descansar” o porque un episodio particular lo puso demasiado nervioso. En ese momento, el caballo regresa a su origen genético y comienza a “trochar”.

Por lo anterior, deduzco y concluyo, que un caballo de “trocha” o “trote” con genes de “paso fino” en su estructura cromosómica, aunque se pueda “habilitar” para ejecutar el “paso fino” (o mejor dicho una modalidad de “Piaffé” muy parecido al “paso fino”) no es un caballo de raza ni de “Paso Fino” ni de “Trocha”. Sencillamente, es un híbrido o mestizo.

Y es aquí donde está la línea básica que divide el “Paso Fino” (con mayúsculas que se refiere a la raza caballar autóctona de Puerto Rico) de lo que no lo es. Sencillo; la “trocha” constante u ocasional indica que el caballo no es de “Paso Fino” aunque pueda tener algunos o muchos genes de “paso fino” como es de esperar que ocurra con animales de otras razas o genealogías que se han venido cruzando con caballos puros y yeguas puras de nuestra raza. Y es justo y necesario reiterar algo que se estableció en la Ley 169 de 1988 y que debe estar “prohibido olvidar”: “los animales que no son de la raza nada pueden aportar a una raza, que por el contrario, es la raza “pura” quien aporta a las demás.”

También en la Ley 169 de 1988 se estableció claramente cual era la diferencia entre un caballo de raza pura de Paso Fino y uno que no lo era. El texto claro de la ley fue el siguiente: “un caballo fino y puro de Paso Fino con una yegua fina de Paso Fino, producen una cría fina y pura de Paso Fino y no otra cosa.” Palabras con luz.

Pienso que el problema que hemos confrontado los “puristas” es que confundimos los criterios para establecer la verdadera diferencia entre el caballo puro de Paso Fino y ese ejemplar híbrido, de altísima calidad atlética, habilitado para ejecutar el “paso fino”. En vez, de fijar la diferencia única y exclusivamente en el punto de la “trocha” añadimos indebidamente otros criterios como son los que tienen que ver con los factores de la fuerza, potencia atlética y la rapidez de los movimientos. Respecto a este segundo aspecto hemos visto por muchos años a personas, incluso jueces certificados y de una sólida experiencia a nivel nacional e internacional, que eximen a nuestros ejemplares de manifestar estas cualidades atléticas extremas aduciendo que esto es una de las características que son propias para los caballos “media sangre” o “colombianos” pero no necesariamente para los de “paso fino puros”. Esto es un gravísimo error. La fuerza, la potencia atlética y la rapidez de los movimientos junto con la resistencia son los indicadores básicos del arsenal de recursos neuro-fìsicos con que cuenta un atleta.

Por lo tanto, siendo la fuerza, la potencia, rapidez de los movimientos y la resistencia los criterios básicos e inherentes a todo deporte físico se tienen que exigir también en nuestro deporte de Paso Fino y a nuestros caballos de pura raza de Paso Fino como parte de sus características como un ejemplar de alto rendimiento atlético.

Precisamente, uno de las grandes controversias durante años ha sido definir y consensuar lo que es “fino”; dentro del “paso fino”. Admito que quiero pensar que esta diferencia en alguna medida se está superando hacia la dirección que hemos defendido por tantos años. Francamente, no estoy seguro de ello. Pero lo cierto es que en los últimos años son muchas las personas amantes del caballo de Paso Fino puro que me han dejado saber que coinciden conmigo en el hecho de que tenemos que procurar criar caballos cada vez más briosos, más potentes, más rápidos y con mejor morfología para la mejor ejecución de un “paso fino” sensacional.

Para muchos “puristas” el caballo “fino” de “paso fino” era un ejemplar de movimientos “suaves” y “delicados”. Encomiaban a esos ejemplares de “pisada blanda” que casi no sonaban en la “tabla de resonancia”. Hablaban de algo así de que el caballo debía “flotar por los aires como una bailarina de ballet”. La metáfora puede ser hermosa pero totalmente inaplicable y científicamente incorrecta.

Para otros, como yo, esto ha sido una visión errónea y ausente de sustento científico. El caballo “fino” de “paso fino” por tratarse de un caballo de alto rendimiento atlético debe mostrar habilidades atléticas extremas. Por lo tanto, defendemos la tesis de que un ejemplar “fino” de Paso Fino es uno de pisada “BAJA”, “FLEXIBLE”, “SIMÉTRICA”, “RÁPIDA”, “SONORA” Y “FIRME” y en la que la rapidez y frecuencia de las pisadas debe ser la mayor posible teniendo como único límite el que no comprometa en ningún momento el orden rítmico de los cuatro tiempos en sucesión lateral. Naturalmente, a eso le añadimos un tranco corto y simétrico. Precisamente, es bajo estas condiciones que el caballo puede manifestar la mayor estabilidad dinámica o comodidad en la silla, que es la virtud biomecánica y funcional por excelencia de nuestro caballo de Paso Fino y a la misma vez las mejores cualidades atléticas.

Por años he estado examinando toda la literatura que ha llegado a mis manos sobre el tema del caballo y nunca he podido leer algo que sugiera que la “pisada blanda” es una cualidad positiva y deseable en ningún tipo de caballo y menos aún, en un caballo atleta. De hecho, fueron muchísimas las veces en que Don Héctor Cestero, q.e.p.d, Don Pico Quiñones, q.e.p.d. y el hermano Gory Ballester me expresaban con dolor como se estaba introduciendo al deporte de Paso Fino la idea de que un caballo de muy débil expresión cinética (“patimongos” los calificaba Don Héctor) eran animales de excelencia.

Gracias a Dios, hoy, estamos viendo en las pistas ejemplares “puros” cada vez más cerca de la definición de “fino” que proponemos PISADA “BAJA”, “FLEXIBLE”, “SIMÉTRICA”, “RÁPIDA”, “SONORA” Y “FIRME” sin comprometer el orden rítmico de los cuatro tiempos en sucesión lateral. Les aseguro que cuando tengo la oportunidad de saludar y conversar con los propietarios de esos ejemplares y veo en su rostro el orgullo y la alegría de poseer animales con estas cualidades de excelencia yo también me lleno de gozo y de esperanza.

Quisiera sintetizar las ideas anteriores. La recomendación, que hace “Nostradamus” de no “castar” de animales intermedios o sea, que “trochan” un rato y andan a “paso fino” otro, la respaldo totalmente bajo los términos en que está planteada. Pero lo que sucede es que eso no es suficiente. No basta que un semental no “troche” para que se considere como un buen candidato para la reproducción. Tenemos que movernos al otro criterio tiene que ser “fino” de “ Paso Fino”.

Y ahora quisiera hacer referencia a la definición que se incluyo en la Exposición de Motivos de la Ley 169 de 1988 que dice así:

“Los puertorriqueños buscamos enmarcar nuestra raza en animales de excelentes líneas de sangre, de tamaño y alzada, de excelente color, de mucho brío, de tramo corto y bajo, de excelentes patas delanteras y traseras en perfecta armonía y ritmo, de cuatro tiempos laterales rápidos y perfectamente marcados, de donaire y que sólo los animales con estas características fijas en sus genes pueden perpetuar y mejorar nuestra raza”.

A lo largo de estos últimos 20 años, hemos intentado mover la crianza del Paso Fino de una actividad lúdica y cultural a una científica y agroindustrial. La crianza científica y agroindustrial que promueve la Ley 169 es inseparable de la cita previa. Tengo la certeza que si nos movemos a lo segundo, incluimos lo primero pero no a la inversa. La satisfacción de un amante y defensor del caballo puro de Paso Fino no debe limitarse a aumentar la población de caballos puros de Paso Fino sino que debe ir dirigido a aumentar la frecuencia de genes que codifican rasgos de excelencia para que la población de caballos puros Paso Fino de excelencia y no ejemplares de poca calidad.

Invito a los lectores de esta reflexión que si le interesa compartir ese esfuerzo de mejoramiento genético de la raza caballar de Paso Fino se unan al proyecto “Paso Fino de Excelencia Pura”. Este es un junte de personas interesadas en intercambiar ideas, experiencias, información y criterios para mejorar la raza caballar autóctona de Paso Fino. Es una plataforma de saberes compartidos no de expertos; todos aprendemos de todos. De hecho, pueden integrarse y participar en este junte, criadores y caballistas que críen y/o compiten caballos “colombianos”,“media sangre”, “andadura”, “pura sangre de carrera” o de cualquier tipo.

Naturalmente, soñamos con lograr un caballo puro de Paso Fino de Espíritu Encendido que como dice mi querido amigo y hermano Gory Ballester que “patine y bote fuego” de San Juan a Ponce y de Ponce a Vieques; y que “caiga muerto sin dar señales de flaqueza”. Este es mi ideal del caballo de Paso Fino puro puertorriqueño; ¿cuál es el tuyo?

— P.D. – Este caballo puro de Paso Fino que “patina y bota fuego” no se inspira ni pretende tener ningún parecido con un ejemplar “colombiano” o de cualquier otra procedencia; el único parecido que tiene es consigo mismo y se inspira en el ideal estético y funcional que ha movido desde tiempo inmemorial a los criadores y criadoras de caballos de Paso Fino a perpetuar este patrimonio genético dentro de parámetros de excelencia. No olviden que las careras de caballos de Paso Fino en las Fiestas Patronales, que los concursos de caballos auspiciados incluso por la Corona Española datan de siglos. La Federación del Deporte de Caballos de Paso Fino es la entidad pionera de este deporte a nivel mundial y que el “Deporte de Paso Fino” es un deporte autóctono de Puerto Rico aunque hoy se ha expandido a Centro América, Estados Unidos y Europa. Algo de lo que nos sentimos muy orgullosos porque eso demuestra que las características únicas y distintivas de nuestra raza caballar autóctona, las cuales fueron seleccionadas y fijadas genéticamente por nuestros antepasados a lo largo de los siglos, responden a principios, ideales estéticos y funcionales de valor universal.

8 Responses to Y los caballos “del medio” qué

  1. Nostradamus February 23, 2010 at 6:21 pm #

    Leí con interés lo que el companero de profesión escribió y estoy casi 100% de acuerdo con lo que expresa y aunque me cita expresando algunas datos que en realidad no fueron escritos por mi sino citas de otras personas,en realidad no tienen la menor importancia al entender la totalidad de su escrito .
    Como dije concuerdo y en esto 100% a su definición de como debe ser el derrotero del caballo de Paso Fino muy enfaticamente en sus andares fortaleza ,brío y atleticidad.
    En otros tiempos pasados la debilidad de un caballo era apreciado erróneamente como finura y lamentable mente se pusieron de moda como padrotes, caballos que nunca debieron ser considerad-os como caballos de silla mucho menos de Paso Fino.
    Lo mas que me impresionó del Lcdo Quijano es que esta bien orientado al respecto aunque puede que no todos los dueños de caballos de Paso Fino concuerden con el.
    Además con su escrito me demuestra que tiene esperanza y “tiende puentes al dialogo de altura” que era mi intención original al proponer la pregunta ética que iniciaron mis escritos.
    Honor a quien honor merece . Siempre sumando buenas voluntades el buen fin esta asegurado.
    Dos puntos deseo aclarar :

    !Mi gusto por un buen caballo no emana de olores aunque si de percepciones fundamentadas no en animo de menospreciar lo NUESTRO pero tampoco en defenderlo con bases insostenibles!

    Según hablamos y correctamente que los caballos mediocres se habilitan para ser incluidos en eventos como de Paso Fino debemos reconocer que nosotros los Puertorriqueños no estamos libre de pecado pues es ampliamente conocido los métodos de gastar los cascos y herrar tanto solo las manos como las patas con el fin de “des trancar” como decía un amigo mio con el fin de afinarlos! .
    Por lo tanto cuando yo hablo de caballos de Paso Fino no deseo defender a algún caballo que haya obtenido premios y sido considerado como padrote siendo producto de estas detestables practicas que inducen al engaño de los neofitos y hasta los “Nuevos RICOS ” que pululan por estos mundos de Dios comprando reconocimientos.

    El caballo de paso fino es claro de principio a fin; es fino por la mañana, por la tarde y por la noche; es fino en el entrenamiento y fino en la pista; es fino montado por el dueño, y también fino montado por el maestro y por el principian te. Claro está que montado por el maestro muestra la plenitud de su potencial al cual se llega por la CONSTANCIA de un buen MANEJO. (John Jairo Galvis)

    Esta cita anterior es mi enfoque al apreciar un buen caballo y respetuosa mente difiero en que una ley por mejor intencionada me pueda imponer criterios de mi cultura.
    En otras palabras sobre la cultura no se puede legislar!
    Es histórico y comprobable varios ejemplos de instancias de ejemplares que accedieron a los Registros Ginecológicos de las diferentes entidades por medios un tanto incierto!

    El otro punto que aquí yo deseo traer es que salvo la imposicion legislativa que impone que el Padre de la Raza de Paso Fino Puro Puertorriqueño lo fue Dulce Sueno y como hay referencias escritas de que este fue descendiente de un caballo Morgan .
    Yo no es que quiera negar hechos históricos pero al estudiar otros datos sobre caballos de origen amblador que aun existen en el mundo noto que muy bien habría caballos que puedan cualificar como de Paso Fino pues cumplen con la definición de lo que es ejecutar al Paso Fino.
    Estoy consiente que muchas personas me contestaran pero no esta en el registro y no nacieron en Puerto Rico como estipula la ley!

    Como seria la ley y los registros si La Confederacion hubiese sido creada con la coparticipación activa de los que abandonaron la trinchera en defensa de lo que hoy defienden.
    Esto lo digo pues es dato histórico que aun después de Dulce Sueno nacer y morir los directivos de las entidades deseaban traer a Puerto Rico caballos de origen Peruano para refrescar o mejorar el estado de nuestra caballada.
    Hemos tenido altas y bajas pero aun la iniciativa convocada por el Lcdo. Quijano es el camino correcto si nos aferramos a la verdad y al bien colectivo del deporte nuestro que emociona y une multitudes..
    Las posiciones de nuestros hermanos Colombianos si las analizan desapacionadamente las motiva el fin de lucro y nosotros le abrimos las puertas a un mercado que era nuestro pero que perdimos porque nuestro producto se desacredito en USA.
    Cuantos cariBlancos fueron vendidos como hijos de Carabali?

    También nuestro producto se degenero’ cuando el criterio de que era un caballo fino se redujo a pisar suave por ir cojo de las cuatro patas! Ganando caballos así y castando de estos mismos ignorando caballos como Recuerdo y otros de excelente calidad que no tuvieron el beneplácito de los Nuevos Ricos de aquella época.
    Por estas razones y otras de carácter de nuestra idiosincracia no debemos perpetuar la guerra Santa de aquellos contra nosotros pues siempre tendremos un miedo a ver mas allá de nuestros ombligos!

    Creo y sugiero que el escrito del Lcdo Quijano deba de ser parte de este tema que se inicio aquí y los lectores tendrán el beneficio de conocerlo desde sus inicios. Pero como UD. Romualdo tiene el control y yo soy fiel a mi palabra utilice este material a su mejor discreción como le autorice al principio.

  2. Caney February 23, 2010 at 10:04 pm #

    Exelente exposicion, sobre el proyecto “paso fino de exelencia pura”, favor dejar saber como lo haran, si atravez de reuniones el foro o cualquier otro metodo.
    suerte. hablaremos luego

  3. nostradamus March 10, 2010 at 5:52 pm #

    Estan de acuerdo conmigo que la competencia Dulce Sueno 2010 fue un exito?
    Aun con lluvia y con pobre covertura por internet(que espero corrigan para el futuro) pude ver muchos caballos de buena calidad y lo mas que me gusto fue un juzgamiento correcto,sin prejuicios y muy bien explicado.

    Algo tambien que se pudo apreciar para beneplacito de los que pensamos como el Lcdo. Quijano fue que los caballos sobresalientes lucian los mas briosos,bajos de manos ,sonoros y los mas atleticos de sus respectivas clases.O seade pisada “BAJA”, “FLEXIBLE”, “SIMÉTRICA”, “RÁPIDA”, “SONORA” Y “FIRME”
    Como se que no todos concuerden con mi apreciacion lo expreso como una saludable tendencia que se ira homologando con el tiempo pero van en la dirrecion correcta! Los felicito!

  4. caney March 26, 2010 at 1:17 am #

    LOS MALOS RATOS SON PARA HECHAR PALANTE Y METER MANO ME GUSTARIA SACARAS ALGO DE LA CRIA DE NARANJITO Y METAS MANO.PROBABLEMENTE A PARTE DE MI HAY MAS FANATICOS ESPERANDO POR TU SITE Y POR TI.
    NO TE DESANIMES
    SIEMPRE JAVIER

  5. CANEY March 26, 2010 at 3:03 am #

    vas cumpliendo cincuenta y nada a cambiado creo que es tu momento de disfrutar lo que aprendistes no remedias nada con batallas infructiferascreo no debo hablar nada mas.la decision es tuya y eres exelente ser humano no te apaciones a nadie le va a importar.compite tu yeguita y disfrutatela yo voy a estar ahi.usted esta castao para esto coja ventaja
    javier

  6. caney April 18, 2010 at 2:54 am #

    no te muevas no hagas nada en idioma que entiendas “just stay still” gracias contamos con tu respuesta

    • Romualdo April 18, 2010 at 6:03 am #

      ¿Uh??? Javier, ¡no te entiendo!!! Si hablas por lo de la Federación… eso me tiene sin cuidado, recuerda que hay un día detrás de otro… si es por otra cosa, pues explícame porque no entiendo nada…

  7. nostradamus September 19, 2010 at 7:07 pm #

    Aqui le envio un interesante escrito donde su creador advierte a los criadores de Caballos lo que el considera una degeneracion del caballo ante la moda de criar animales que no pueden cubrir largas distancias y su alsada va decreciendo.
    Le pregunto a la persona que opte por leer este articulo y se considera Purista si estos caminos ya han sido recorridos por nosotros y aun existe la perniciosa division de objetivos que nos continua fragmentando abonado por nuestra ignorancia de cultura caballista y testadures de elogiar lo dejenerado por no aceptar errores cometidos?

    ¿Quo vadis, paso fino colombiano?

    Por Jan Kubesa

    Estimados amigos caballistas: ¿A dónde vas, Paso Fino Colombiano?, es la pregunta que resume las inquietudes y comentarios que he podido escuchar tanto en Colombia como en Europa.

    El panorama caballista en Europa

    En Europa, el caballo tradicionalmente era un instrumento para el trabajo pesado en el campo y era un medio de transporte para los soldados hasta hace unos 100 anos. En los últimos 50 anos surgió la ola de varias disciplinas deportivas, carreras planas, steeplechase, salto y dresura europea que reclama ser la continuación de la equitación clásica. Los que practican todas estas actividades tienen sus razas preferidas, según las predisposiciones para tal actividad.

    Aparte de estos caballistas existe otra cantidad que prefiere otras actividades, más naturales y con cercanía a la naturaleza. Por eso, hace unas dos o tres décadas tuvo gran éxito la importación de caballos norteamericanos –cuarto de milla, paints y appaloosas– por ser caballos naturales, fuertes y resistentes, ideales para cabalgar sin importar el terreno, ni lo largo del viaje.

    Lo que esperan, y siguen buscando muchos caballistas europeos, es un caballo de verdad natural, práctico, para la familia, de buen carácter para confiarle en cualquier circunstancia, que lo pueda montar cualquiera persona de la familia, que sea resistente a cabalgadas prolongadas y lo más cómodo posible.

    Si partimos de lo que afirman los caballistas colombianos –que el Paso Fino Colombiano es el mejor caballo de silla del mundo– y del concepto de caballo de silla como: “Un caballo que cumple con su función elemental de transportar al hombre para cubrir grandes distancias más rápido que a pie, que ayuda al hombre a realizar los trabajos del campo como cualquier otra raza de una manera más suave en comparación con otras razas equinas y que pueda ser montado por cualquier persona”, es fácil concluir que el Paso Fino Colombiano representa la mejor opción para los caballistas europeos.

    Muy pocos tienen Paso Fino Colombiano y contados en los dedos de una mano lo evaluan y lo entienden. Los interesados preguntan: ¿realmente existe la raza Paso Fino Colombiano?

    Eso tiene sus razones:

    Desconocimiento de la raza Paso Fino Colombiano.

    Ese desconocimiento tiene dos motivos:

    Hay muy poca información en los libros de caballos sobre Paso Fino Colombiano, ya que la mayoría son de origen inglés o alemán. Además, usan como recursos las informaciones incorrectas y confusas de Estados Unidos. Existen dos razas equinas “Paso Fino Colombiano y Paso Fino Portorriqueño” distintas por su evolución, conformación y por la forma como llegan al andar Paso Fino.

    Nivel económico: con la masiva propaganda de la mezcla de caballos bajo el nombre de Paso Fino registrados en la PFHA, crean la falsa imagen de que son los duenos de este tipo de caballos. Sin saber que existe Paso Fino Colombiano, los caballistas de Europa se dejan convencer y compran unos caballos de dudosa calidad, mestizos y pintos.

    El mercado que más crece y que más potencial tiene para el futuro es de caballo hobby para las familias.

    Esta situación es muy positiva para el caballo criollo colombiano que puede cumplir con estas espectativas y satisfacer a los caballistas europeos. Por eso, sería muy recomendable que los criadores colombianos actúaran rápidamente para organizar una propaganda fuerte y masiva de sus caballos en Europa y distinguirlos de las demás razas por laterales.

    El Paso Fino Colombiano no ha sido declarado formal y oficialmente como una raza equina aunque indiscutiblemente existe: los caballistas europeos no entienden por qué las autoridades estatales colombianas no han declarado al Paso Fino Colombiano como una raza. Declarar una raza propia es un asunto autónomo, de la soberanía de cada país. Indudablemente, el Paso Fino Colombiano transmite sus características básicas a las nuevas generaciones. No entendemos cómo no ha sido declarado una raza.

    No existe estándar escrito oficial de la raza: es otro hecho que no entiende el mundo Europeo, ya que todas las especies tienen descritas por lo menos sus características más importantes para mantenerlas e identificar las razas fácilmente. Para proteger con eficacia a la raza colombiana sería clave declarar los registros y las genotipificaciones del archivo de Fedequinas y sus asociaciones como los únicos válidos.

    En la actualidad, hay un evidente riesgo para el Paso Fino Colombiano, ya que podrían cruzarse con mestizos criados en otros países, que si bien los registran como Paso Fino, evidentemente que no lo son. Por eso, Fedequinas no puede aceptar los registros de Paso Fino expedidos en otros países y por otras organizaciones.

    La poca publicidad de Paso Fino Colombiano en Europa.

    No hay ninguna publicidad sobre la raza. Ni las entidades caballistas colombianas, ni los criadores han desarrollado estrategias publicitarias. Las únicas presentaciones de la raza Paso Fino Colombiano y los seminarios los hicimos en nuestro país. Sería importante que Fedequinas promocionara el Paso Fino y las otras modalidades colombianas en Europa.

    El transporte directo Colombia – Europa

    Un obstáculo serio para el comercio de los equinos colombianos hacia Europa es el transporte. La Comunidad Europea, lamentablemente, no permite el transporte directo entre Colombia y Europa. Los que quieran comprar caballos en Colombia tienen que someterse a unos trámites complicados, costosos y largos. El transporte aéreo de un solo caballo de Colombia a la Comunidad Europea vale alrededor de USD$20.000 y los caballos colombianos tienen que pasar cuarentena en otros países para poder ser transportados a Europa. Es decir, una cuarentena de exportación en Colombia, transporte aéreo a otro país, otra cuarentena allí y otro transporte aéreo al país europeo. Además de los altos costos económicos, los riesgos son elevados. Sería muy útil que las autoridades colombianas, el ICA o el Ministerio de Agricultura hicieran algo para abrir los mercados y promover estos magníficos animales en el mundo.

    Preguntas y dudas concretas de interesados europeos

    A pesar de los inconvenientes, gracias al esfuerzo de algunos caballistas europeos y de sus amigos colombianos se ha despertado el interés por el Paso Fino Colombiano. Toca subrayar su interés primordial por encontrar caballos útiles, que sean prácticos y eficientes como medio de transporte. Igualmente, que tengan un andar natural, que se puedan montar sin necesidad de cambios artificiales. Por otro lado, los europeos manifestaron su fuerte descontento con la presentación de Símbolo del Besilu en la Copa América 2000, con su cuello deformado y andar artifical recortado y descoordinado. Igualmente, a Joyero III lo presentan como una caricatura de Paso Fino Colombiano, en contra de la naturalidad del caballo.

    En cambio, a los Europeos les causó muchísimo interés la información sobre el viaje de 965 km realizado en 8 días por Guillermo Londono –con finos y trochadores–. Eso despertó mucha admiración en los caballistas europeos y para ellos es una referencia mucho más importante que la artificialidad vista en las pistas. En los seminarios de Paso Fino Colombiano que hemos realizado, el concepto de los caballistas era unánime: muchísimo aprecio y admiración por lo que mostraban Resorte III, Resorte IV -derrotando a Bochica en Medellín en 1984-, Rescate con Óscar Cardona, el duelo entre Castellano y Amadeus en Manizales en los 80, las presentaciones de Tupac Amarú con Ítor Montero.

    Varios conceptos de caballos de paso

    En el caso del paso peruano, el énfasis se pone en la utilidad del caballo como medio de transporte. Tiene que cumplir con dos características básicas: cubrir eficazmente el terreno y ofrecer comodidad a su jinete. No existe ninguna tendencia para recortar artificialmente el paso peruano.

    El Paso Fino Colombiano tradicionalmente fue un caballo eficaz y cómodo, sus criadores han sido capaces de criar el caballo más suave del mundo debido a que puede ejecutar el paso fino isocrónico.

    Puerto Rico es una isla pequeña (solamente 180 x 64 km), con distancias cortas y sus montañas no se pueden comparar con las de los Andes. Por eso, allí evolucionó otra raza de caballos, diseñados para recorrer distancias relativamente cortas y más que un caballo útil, los criadores buscaron vistosidad en las exposiciones. Por eso, son ejemplares de show.

    Existe el consenso general de que el mejor caballo de silla es el colombiano. Al problema que está afectando su cría y su uso contribuyó el hecho de que, junto con su caballo, los caballistas colombianos lamentablemente no exportaron también su cultura caballista, su chalanería, su forma de adiestrar, montar y presentar sus caballos.

    Estas son preguntas y comentarios que comúnmente salen debido a informaciones provenientes de internet y a videos de Estados Unidos.

    a) Utilidad: para que un caballo de silla pueda ser considerado útil debe transportar a su jinete a una velocidad razonable, aproximadamente a 12 km por hora, que equivale al trote lento de la mayoría de las razas equinas. El caballo debería cubrir distancias de 50-60 km por día.

    b) Tamaño adecuado

    c) Rapidez de cadencia

    d) Magnitud de desplazamiento

    e) Naturalidad de movimiento: se ven muchos caballos con movimientos artificiales, sin equilibrio, fuera de la modalidad y sin naturalidad.

    f) Forma de montar: muchos jinetes se sientan de una forma incómoda y absurda. Algunos lo hacen casi sobre el cuello del caballo e inclinados hacia las orejas del ejemplar. Otros se inclinan hacia atrás con sus piernas tensas y estiradas bajo la mandíbula inferior del caballo

    g) La forma de juzgar y evaluar los caballos: despiertan mucha curiosidad los parámetros de juzgamiento y la relevancia de las pruebas individuales, ya que pareciera más importante la velocidad de la cadencia sobre cualquier otra caractarística.

    Forma de montar: Lo más importante es hacerlo de una forma natural, cómoda para el jinete y para el caballo. Para sentarse bien, hay que ubicar la silla en el lugar correcto. Generalmente, la silla debe ser sencilla, plana, para así distribuir el peso del jinete uniformemente, disminuyendo la presión del lomo del caballo por cm cuadrado.

    Silla correcta donde el centro de gravedad del jinete está aproximadamente en la mitad de la silla. El hombro, la cadera y el tobillo están en una línea vertical recta, en equilibrio Silla de diseno incorrecto que traslada el centro de gravedad del jinete atrás por unos 10cm. Concentra el peso del jinete en una área muy limitada, que afecta negativamente sobre todo parte de los rinones, puede afectar la salud del caballo en corto tiempo.

    Incorrecta la forma de sentarse, totalmente fuera del equilibrio.

    Correcto Malo – Para que la silla cumpla con su propósito primordial y no maltrate al caballo, ni limite su movimiento, y suministre comodidad al jinete, hay que buscar el sitio correcto para que no haga presión sobre las escápulas y no las limite en el movimiento, pues negativamente afecta la marcha del caballo.

    La forma de juzgar y evaluar los caballos

    Recuerdo una de las conversaciones con mi profesor de chalanería colombiana hace unos 8 anos. Me dijo: Usted debe escoger si quiere un caballo para cabalgar por el campo o de competiciones“. Yo no le entendí, ya que estaba convencido de que el propósito de los juzgamientos en las exposiciones era el de escoger el mejor caballo de silla. Mi profesor entonces sabía lo que yo no sospechaba: hay tendencias por juzgar lo aplaudido y no necesariamente al caballo de silla. Sigo convencido que lo más importante es la utilidad del caballo, no el show, y que los criterios deben ser fijados en esta perspectiva.

    Competencias y reglamentos de Fedequinas

    El juzgamiento de competencias de Fedequinas es más amplio que el de la equitación clásica, ya que se evalúan tres características: el fenotipo (heredado y transmitible a futuras generaciones), el adiestramiento (agregado por el humano y no transmitible a la descendencia) y los movimientos (el resultado del fenotipo y la influencia humana). Su objetivo es escoger el ejemplar que mejor reúna todas las calidades que debe tener el caballo de silla. La tarea no es fácil ya que se debe mantener el equilibrio sin dejar de prevalecer una característica sobre las otras. Es mucho más fácil escoger el caballo de mejor fenotipo (información importantísima para escoger al reproductor) o el caballo de mejor rienda y movimientos (mejor adiestramiento y aplauso para el chalán). Por ejemplo, un caballo de excelente fenotipo que predilecta muy buenos movimientos pero mal adiestrado, resulta con mala rienda y mal movimiento, mientras que el caballo de regular fenotipo, pero muy bien adiestrado y muy bien montado resulta con mejor movimiento.

    Errores comunes

    La magnitud del paso de caballo está básicamente indicada por el ángulo de la escápula. A los que dicen que ya logran tener potros que al nacer tienen la capacidad de hacer solamente pasos corticos se les puede contestar que eso no es una evolución del paso fino, sino la degeneración del mismo.

    Si la meta es tener el caballo que menos avanza y con la mayor cadencia posible, hay dos formas de tratar de conseguirla:

    – Seguir abusando de los caballos actuales en el adiestramiento contra su conformación y naturalidad, obteniendo caballos artificiales, fuera de su modalidad, sin educación ecuestre y de puro circo.

    – Por la presión de selección genética disminuir la alzada de Paso Fino, ya que los ejemplares pequeños, según las leyes físicas, desarrollan una cadencia más rápida, y aumentar el ángulo de la omoplata para que el caballo pueda hacer solamente pasos muy cortos.

    Aunque así se llegará a aumentar la cadencia y parquear al caballo, ¿dónde terminaría esto?

    Tendríamos caballitos vibradores de 120 cm de alzada con capacidad de dar pasos de 10 cm. Eso es un callejón sin salida.

    Los caballos no evolucionan para no poder desplazarse. Es difícil imaginar la era de oro del mejor caballo de silla para ser convertido dentro de dos o tres décadas en un caballo de circo inútil.

    En otro lado tenemos el concepto tradicional de caballo de silla útil: de buena estatura, que mantiene la proporción con el jinete, iniciado después de que finalice su desarrollo físico, terminado y adiestrado gradualmente -sin forzarlo demasiado- conservando su salud, sin operaciones innecesarias, con movimientos naturales, brioso y alegre, que cubre eficazmente el terreno, quietud de anca, con los jinetes sentados naturalmente y en equilibrio con el caballo, con buen rienda y la comodidad que solo ofrece el Paso Fino Colombiano.

    Observando lo que está sucediendo con estos dos conceptos y dos tendencias en el mundo fino, es importante que nos preguntemos -teniendo en cuenta la próxima Mundial que indudablemente influirá en el futuro y con la posibilidad de atraer a caballistas europeos- ¿a dónde vas Paso Fino Colombiano?

Leave a Reply

*
To prove you're a person (not a spam script), type the security word shown in the picture. Click on the picture to hear an audio file of the word.
Anti-spam image